Internacional

Chile: el cardenal Ezzati ordenó a tres diáconos de los Legionarios de Cristo

Chile: el cardenal Ezzati ordenó a tres diáconos de los Legionarios de Cristo

En un oficio celebrado en la Parroquia María Madre de Misericordia

Cientos de fieles acompañaron a tres jóvenes de la Legión de Cristo que recibieron el orden diaconal de manos del Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, en la Parroquia María Madre de Misericordia (Lo Barnechea) el sábado 4 de julio. Lo indicó la web de la Conferencia episcopal de Chile en su sección de noticias.

Tras la proclamación del Evangelio, los tres futuros diáconos fueron presentados al obispo. Inmediatamente después el cardenal Ezzati dirigió unas palabras a la asamblea y a los futuros consagrados. En su homilía, el Arzobispo declaró que éramos receptores de un don grande, «para ellos el ministerio del diaconado y a todos nosotros la gracia de ser testigos de la acción del Espíritu Santo en sus vidas”. Recordó que, desde el principio de la Iglesia, varones fueron elegidos para el servicio de los demás. Agregó que también la vida de los laicos debe ser imitación de Jesús servidor, pues es parte de la esencia cristiana.

Refiriéndose a la vocación destacó que era “un misterio de amor, pues cada uno era llamado de manera libre y amorosa para desarrollar el proyecto de salvación que Dios quiere para todos nosotros”. Hablando a los familiares de los futuros diáconos los invitó a confiar en que los jóvenes están respondiendo al plan puesto por Dios en cada uno de sus corazones.

 

Al servicio de los demás

La identidad del diácono es el servicio, afirmó y su disponibilidad para entregarse a los más sencillos. En este sentido les recordó la parábola del buen samaritano. “Aprendan en este tiempo de diaconado a tener los ojos abiertos, a permitir que la conmoción embargue sus corazones y hagan la experiencia de bajar de sus cabalgaduras para ponerse a la mesa, servir a los hermanos, para lavar los pies, consolar a los tristes y perdonar a aquellos que necesitan de la misericordia de Dios”, concluyó el Arzobispo.

Tras la plática, se cantaron las letanías de los santos para luego proceder a la imposición de manos por parte del cardenal Ezzati y a la oración de ordenación que les confirió el sagrado orden diaconal. Finalmente, los jóvenes se revistieron de la estola diaconal y de la dalmática, también les entregaron el libro de los Evangelios y se dieron el abrazo de la paz. La Eucaristía finalizó con un canto a María y el aplauso cariñoso de los fieles.

Roma, 06 de julio de 2015 (ZENIT.org)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.