Diócesis Iglesia en España

Ceremonia de Ordenación e Inicio del Ministerio Episcopal de D. Manuel Herrero al detalle

La ceremonia de Ordenación e Inicio del Ministerio Episcopal de D. Manuel Herrero al detalle

Ya se están ultimando los preparativos para la Ordenación y el inicio del Ministerio Episcopal de nuestro nuevo Obispo, D. Manuel Herrero. Les ofrecemos algunos detalles de la celebración que comenzará mañana a las 12h en la Catedral.

 Media hora antes, D. Manuel saldrá desde la Casa Sacerdotal, donde reside, hacia la parroquia Nuestra Señora de la Calle donde le esperarán el Nuncio, Mons. Renzo Fratini, el Obispo de Santander, Mons, Manuel Sánchez y el administrador diocesano, D. Antonio Gómez y hará el juramento de la Fe. Desde allí se dirigirán caminando a la Catedral donde le recibirán el Deán y los canónigos, entrará en la capilla del Sagrario donde hará una breve oración y en la sacristía saludará a los Obispos que ya estarán revestidos. Acto seguido, comenzará la celebración.

El Nuncio, Mons. Renzo Fratini será quien ordene obispo a D. Manuel y en ese momento toma posesión de la sede. Una representación de la Diócesis con laicos, religiosos, sacerdotes, jóvenes y niños darán la bienvenida a D. Manuel.

 Dentro de los ritos finales, D. Manuel acompañado por los Obispos Mons. Nicolás Castellanos y Mons. Carlos Osoro recorrerá los pasillos de la Catedral para bendecir al pueblo de Dios.

Más datos: Se prevé que asistan alrededor de 3.500 personas. Cerca de 40 arzobispos, obispos y administradores diocesanos, además de sacerdotes extra diocesanos, sacerdotes diocesanos, miembros de la Orden de San Agustín y religiosos.

Durante la celebración estarán presentes en el presbiterio dos imágenes: San Antolín, mártir y patrono de la Diócesis que ha sido restaura recientemente por el taller de restauración del Obispado. Se trata de una talla en madera de bulto redondo, del mártir San Antolin patrono de la diócesis de Palencia, se encuentra ubicada en la capilla de San Ildefonso de Toledo de la Seo palentina. Se ponía al culto durante la novena que se hacía en el altar del trascoro de la Catedral, se cantaban los gozos y se sacaba en procesión por las calles palentinas el 2 de septiembre, día de la fiesta. En el siglo XVIII se la repolicromó totalmente y de nuevo lo hizo D. Mariano Lantada en el año 1906, por encontrarse en mal estado, según consta en una inscripción en la peana. Recientemente ha sido restaurada por el taller de la Diócesis. La figura del santo mártir aparece vestido de diácono, con alba y dalmática roja, de rodillas, con un libro en la mano derecha como servidor de la palabra, y una espada en el cuello, símbolo de su martirio. La cabeza inclinada, mirando al cielo y en actitud orante y oferente, como modelo de fe y testigo de la misericordia de Dios para todos los palentinos.

 También estará presente una imagen de laVirgen del Brezo. Talla románica del S. XIII, de estilo francés, con lo autóctono castellano. Pureza en los pliegues, de concepción casi bizantina. Sostiene al Niño en sus rodillas, y con humilde majestad, inclina su mirada hacia la tierra desde la montaña, como una bendición y una ilimitada protección. En el año 1478 en la villa de Cáceres, dos pastores, Diego y Pedro sienten en sueños que la Virgen les habla: «Id al lugar que llaman la Fuente del Brezo, en las Montañas de Liébana, hacia la villa de Cervera. Allí encontraréis una Imagen mía. Quiero que se me dé culto y que me construyan una morada». Los pastores llegaron al lugar indicado… ven de nuevo a la Virgen, y sigue el mensaje: «Que a la montaña siguiente encontrarán una copia suya, toda cercada de luces, en aquel mismo lugar». Y efectivamente, encontraron la misma imagen que hoy se venera. Después de la revelación de 1478, hasta nuestros días, el Santuario de la Virgen del Brezo es una continua dedicación de la devoción mariana. Asimismo, la Cofradía de la Fraternidad del Brezo, es el alma de esta devoción que no decae y que se extiende por toda la Diócesis de Palencia y llega a la cercana Diócesis de Santander. Su gran día se celebra el 21 de septiembre con una romería en la que se manifiesta la mística del Brezo: «Vivir el Sí de María a Dios, y a la gente».

 El Escudo elegido por D. Manuel para su ministerio Episcopal

 

Escudo:

Parte superior: Mitra con el Espíritu Santo«Recibe la mitra, brille en ti el resplandor de la santidad, para que cuando aparezca el Príncipe de los pastores, merezcas recibir la corona de gloria que no se marchita» (Ritual de Ordenación).

Báculo del Buen Pastor. «Recibe el báculo, signo del ministerio pastoral, y cuida de todo el rebaño que el Espíritu Santo te ha encargado guardar como pastor de la Iglesia de Dios» (Ritual de Ordenación).

Parte media, en fondo azul:

Una estrella de ocho puntas. Representa a la Virgen María, Estrella de los mares y de Evangelización.

Siete estrellas. Representa a las siete Iglesias del Apocalipsis, que están en la mano del Señor Resucitado siempre, también en tiempos duros y recios, y nunca las abandona (Cfr. Apoc 1, 16, 20; 2,1).

Parte inferior:

Escudo de la Orden de San AgustínEl libro abierto, hace alusión a la Sagrada Escritura. Sobre él se encuentra un corazón atravesado por el dardo de la caridad «Sagitaveras tu, Domine, cor nostrum caritate tua» (San Agustín, Conf. 9, 23). Del corazón brotan dos gotas de sangre. Representan el amor a Dios y al prójimo: «Realizando la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas hacía él, que es la Cabeza: Cristo, del cual todo el cuerpo, bien ajustado y unido a través de todo el complejo de junturas que lo nutren, actuando a la medida de cada parte, se procura el crecimiento del cuerpo, para construcción de sí mismo en el amor». (Ef 4, 15).

Y todo ello manteniendo el principio de inspiración agustiniana, expresado por Rupertus Meldenius, en el siglo XVII: «In necessariis unitas, in dubiis libertas, in omnibus caritas» … «En lo necesario, unidad, en la duda, libertad, y en todo caridad».

Lema: 

Hace alusión al hilo transversal de la Historia de la salvación, desde la creación hasta la gloria futura. Todo es obra de la Misericordia del Padre, cuyo rostro es Jesucristo y que llega a la Iglesia, al mundo y a la creación entera por el Espíritu Santo. Es una confesión de fe y de confianza absoluta. Es, además, una referencia a San Agustín que en todas sus obras, especialmente en las Confesiones, canta la misericordia de Dios, y una referencia al Beato Pablo VI, que en la Meditación ante la Muerte dice: «Siempre me parece suprema la síntesis de San Agustín: miseria y misericordia. Mi miseria y tu misericordia».

icon Dossier Informativo sobre la ceremonia de Ordenación e Inicio del Ministerio Episcopal de D. Manuel Herrero (1019.07 kB)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Ceremonia de Ordenación e Inicio del Ministerio Episcopal de D. Manuel Herrero al detalle, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email