Iglesia en España

Celebrar la alegría del Evangelio y de la misión, por Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe-Castellón

la-alegria-del-evangelio

 Celebrar la alegría del Evangelio y de la misión, por Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe-Castellón

            Queridos diocesanos:  Nuestra Iglesia diocesana se prepara para celebrar en el Seminario diocesano Mater Dei el tercer gran Encuentro diocesano, el día 25 de abril. El primero lo celebramos hace cuatro  años en torno a la Eucaristía. La experiencia gozosa de Iglesia diocesana de aquel primer encuentro fue tan intensa y hermosa que muchos pidieron celebrar este tipo de encuentros periódicamente. Por ello, hace dos años celebramos nuestro segundo gran Encuentro para compartir la alegría de la fe, en el contexto del Año de la fe.

             En este tercer gran Encuentro queremos compartir la alegría del Evangelio y de la misión, siguiendo la invitación del Papa Francisco en su hermosa e interpelante Exhortación Evangelii Gaudium. La alegría del Evangelio que brota del encuentro personal con Jesucristo y “que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera” (EG 21). Durante este curso hemos orado y reflexionado personalmente y en grupos parroquiales, comunidades eclesiales, movimientos y asociaciones sobre esta Exhortación papal. Este trabajo encuentra ahora su colofón, que no su final. Porque tenemos que seguir profundizando en las llamadas, directrices e impulsos que nos ofrece el Papa para lograr una renovación pastoral y misionera en toda nuestra Iglesia diocesana y, sobre todo, en nuestras parroquias para que sean “evangelizadas y evangelizadoras”, como nos propone nuestro Plan Diocesano de Pastoral. Por ello os invito a mantener y fortalecer los grupos para que la progresiva aplicación del Plan vaya acompañada por la luz de la Exhortación.

            En este momento de nuestra historia, el Señor nos llama a una conversión pastoral. Pero de poco serviría una renovación de estructuras o acciones, si no hay una auténtica y profunda conversión de mente y de corazón al Señor y a su Evangelio de cuantos integramos la Iglesia. Sólo así se puede recuperar el ardor evangelizador y la alegría de la misión. “Sin vida nueva y sin auténtico espíritu evangélico, sin ‘fidelidad de la Iglesia a su propia vocación’ cualquier estructura nueva se corrompe en poco tiempo” (EG 26). Hemos de dejarnos evangelizar, alegrar y transformar por el Señor y su Evangelio, si queremos ser evangelizadores; hemos de ser auténticos discípulos del Señor si queremos ser sus misioneros. Y esto pasa por el encuentro personal con Cristo vivo para recuperar la alegría del Evangelio; un encuentro que transforme todo nuestro ser, nuestras actitudes, nuestros sentimientos, nuestra relación con Dios y con los hermanos, nuestras comunidades parroquiales, nuestras familias para recuperar el ardor misionero y nuestra presencia en la sociedad y en el mundo.

            Este es precisamente el objetivo de este Encuentro diocesano: celebrar la alegría del encuentro personal y comunitario con Cristo vivo que nos llevará a la alegría de ofrecerlo a otros con nuestra palabra y con nuestro testimonio de vida. La oración comunitaria, la reflexión, la comida fraterna, el encuentro con hermanos de otras partes de nuestra Diócesis y, sobre todo, la celebración de la Eucaristía, serán momentos de gracia para compartir y fortalecer la alegría de ser discípulos misioneros del Señor. No faltará la posibilidad del reencuentro con el amor reconciliador de Dios en el sacramento de la Penitencia, fuente paz y de alegría interior.

             Todos estamos invitados y convocados: niños, adolescentes y jóvenes, adultos y mayores, seglares, religiosos y sacerdotes, matrimonios y familias cristianas. Para todos hay espacio. Os espero.

 Con mi afecto y bendición,

+  Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email