Revista Ecclesia » Celebración de la Misa Crismal en Segorbe-Castellón
celebracion-crismal-segorbe
Iglesia en España

Celebración de la Misa Crismal en Segorbe-Castellón

Celebración de la Misa Crismal en Segorbe-Castellón

Este Lunes Santo, 25 de marzo, monseñor Casimiro López Llorente, Obispo de Segorbe-Castellón, presidió la Misa Crismal durante el transcurso de la cual cientos de sacerdotes, diaconos y seminaristas de la Diócesis de Segorbe-Castellón renovaron sus promesas sacerdotales.

La Misa Crismal, que el Obispo celebra con su presbiterio en la Iglesia Madre de la Diócesis, y dentro de la cual consagra el santo crisma, es manifestación visible de la plenitud sacerdotal del Obispo y de la unión de todos sus sacerdotes con él.

Durante su homilía el Sr. Obispo ha invitado a todos los sacerdotes a sentir la llamada que Cristo hace a todos los sacerdotes a la configuración existencial con Cristo mediante la renovación. Dicha configuración con Cristo exige de los sacerdotes dos presupuestos: “en primer lugar un vínculo interior con Cristo: es el vínculo de la unión vital de la gracia con Dios en Cristo, para que la savia de la Vid, el Buen Pastor y Cabeza invisible de su Iglesia, corra ininterrumpidamente por nosotros, los sarmientos”.

En segundo lugar, al sacerdote se le exige “una configuración con Él, con los pensamientos, sentimientos y comportamientos del Buen Pastor”. Para ello – ha continuado afirmando Mons. López Llorente – el sacerdote está llamado a superarse a sí mismo, a renunciar a la autorrealización personal para poner toda su vida a disposición de Cristo, y en Él y desde Él a todos los hombres.

Esta configuración personal de cada sacerdote con Cristo, ha explicado el Sr. Obispo, es el presupuesto fundamental para la renovación constante que la nueva evangelización urge en estos momentos a todos los bautizados, a nuestras comunidades, a la Iglesia entera. “No se trata, pues, de una renovación según nuestros deseos y nuestras ideas; ni sólo ni en primer lugar de las estructuras. Se trata de nuestra renovación personal y eclesial siguiendo las huellas de Cristo Jesús. Miremos a Cristo. Escuchemos su palabra tal como nos llega en la tradición viva de la Iglesia. Cristo ha estado siempre atento a la voluntad de su Padre. A él le preocupaba precisamente la verdadera obediencia, frente al arbitrio y a la arbitrariedad del hombre”.

Mons. López Llorente ha puesto de ejemplo a los sacerdotes santos como ejemplos de auténtica renovación eclesial, una renovación que pide a cada sacerdote por una parte “una apertura de corazón a Cristo Jesús y una docilidad cordial a la presencia y a la acción eficaz del Espíritu Santo en la Iglesia” y por otra parte, “estar llenos de la alegría de la fe, de la radicalidad de la obediencia, del dinamismo de la esperanza y de la fuerza del amor”.

El Prelado ha concluido su homilía dando gracias a Dios por el gran don del sacerdocio e invitando a todos los sacerdotes a renovar de corazón su fidelidad sacerdotal, una fidelidad “que no es fruto de nuestra obstinación, ni siquiera de nuestra coherencia o de nuestra lealtad. Es un don de Dios, que hemos de implorar”.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa