Internacional

CELAM: Encuentro de Pastoral Familiar de Latinoamérica

CELAM: «Auténtica conversión pastoral para acompañar a las familias», concluye el Encuentro de Pastoral Familiar de Latinoamérica

Siguiendo a Francisco el Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM conjuntamente con la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y la Arquidiócesis de Quito han convocado del 4 al 8 de julio un encuentro de responsables de Pastoral Familiar de las Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, conjuntamente con los directivos de los Movimientos Apostólicos con carisma familiar. El objetivo es estudiar la Exhortación del Papa Francisco sobre “la Alegría del Amor” (Amoris Laetitia), para propiciar la reflexión y la celebración del gozo del amor en las familias.

Más de 80 delegados llegados de todos los países de América Latina y el Caribe se reunieron en el centro Verbo Divino en Quito. En la primera jornada Mons. Fausto Trávez, Arzobispo de Quito, dio la bienvenida a los participantes con una solemne Eucaristía en la Catedral Metropolitana, donde instó a los presentes a testimoniar el amor en la familia con alegría y entusiasmo para seguir acompañando y escuchando a las familias.

En las siguientes jornadas los participantes reflexionaron la Exhortación del Santo Padre, complementado por la presentación del trabajo de los diferentes movimientos apostólicos con carisma familiar que junto a la Red de Institutos Universitarios Latinoamericanos de familia (REDIFAM) nos mostraron la riqueza del trabajo por la familia que vienen realizando a lo largo del continente.

La primera jornada de trabajo estuvo iluminada por Mons. Rubén Gonzáles M. quien es el Obispo Presidente del Departamento Familia, Vida y Juventud del CELAM, quien invitó a los participantes a buscar nuevos horizontes para el servicio pastoral a la familia. Así también las diferentes ponencias han resaltado el valor de la familia, su origen en la Palabra de Dios, la belleza del amor y del matrimonio, la innovación en la labor pastoral para integrar la fragilidad familiar, la educación de los hijos y las raíces de una espiritualidad matrimonial.

En estos días de encuentro se ha podido vivir una verdadera experiencia de comunión, integración y fraternidad a través de los momentos de profunda espiritualidad a través de la Lectio Divina y de las diferentes Eucaristías, con lo cual se testimonia que el Amor en la Familia es posible vivirlo, y que su alegría es la alegría de Dios.

– A continuación el Mensaje Final del Encuentro de Quito

Quito, julio 8 de 2016

“Hemos conocido el amor… hemos creído en él” (1 Jn 4, 16)

Los Obispos, sacerdotes, esposos y laicos participantes en el Encuentro Latinoamericano de Responsables Nacionales de Pastoral Familiar, de Movimientos de Familia y de la Red de Institutos Universitarios Latinoamericanos de Familia, hacemos llegar un fraterno saludo a todas las familias y a quienes están comprometidos en su evangelización.

En el marco del año de la misericordia, y en el aniversario de la visita pastoral del Santo Padre a Ecuador; en un ambiente de alegría, comunión y participación, fuimos invitados por el CELAM, a estudiar y reflexionar la Exhortación Apostólica PostSinodal sobre la alegría del amor en la familia, Amoris Laetitia, de nuestro querido Papa Francisco.

Ante todo agradecemos la acogida fraterna que hemos recibido en esta hermosa ciudad de Quito, manifestada en la calidez de sus pastores y la cercanía de sus fieles, en un país que refleja su consagración al Sagrado Corazón de Jesús.

De la mano del Papa Francisco seguimos redescubriendo la belleza del matrimonio y la familia en el plan de Dios, expresada en la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia. La profundidad y claridad pastoral de la exhortación nos ha iluminado para buscar caminos pastorales innovadores que nos permitan salir al encuentro de todas las familias, independientemente de la realidad que estén viviendo, para integrarlas en la vida de la Iglesia.

Somos conscientes que para llegar al corazón de las familias se requiere una auténtica conversión pastoral de todos, que nos permita acompañarlas con misericordia, para que ellas orando con su propia historia, puedan discernir la voluntad de Dios en su camino de esperanza. Esto implica de nosotros tener una mirada de discípulos misioneros que se alimentan de la luz y fuerza del Espíritu Santo.

Convencidos de que “El bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia” (AL 31), nos comprometemos a promover con más intensidad el Evangelio de la Familia, que responde a las expectativas más profundas de la persona humana, inclusive en los países más secularizados. Anunciamos con firmeza que el matrimonio y la familia son una vocación y un camino de santidad para vivir el proyecto de Dios.

Invitamos a las familias a ser reflejo de la Trinidad, fortaleciendo sus relaciones, viviendo el amor mutuo y asumiendo la misión y el derecho insustituible de educar integralmente a los hijos, para que con su testimonio se conviertan en sujeto de la evangelización y constructores de una nueva civilización del amor.

Unidos al clamor del Papa Francisco, decimos con alegría: “Caminemos familias, sigamos caminando. Lo que se nos promete es siempre más. No desesperemos por nuestros límites, pero tampoco renunciemos a buscar la plenitud de amor y de comunión que se nos ha prometido.” (AL 325)
Invocamos la intercesión de la Sagrada Familia sobre todos nuestros hogares. ¡Amén!

Fuente: Conferencia Episcopal de Venezuela

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email