Opinión

Católicos y científicos: Xavier Léon-Dufour, SJ

Xavier Léon-Dufour, SJ (París, 1913 – 2007), teólogo francés, Jesuita y profesor de Sagrada Escritura, exégesis neotestamentaria, en Enghien, Bélgica (1948- 1957), Fourvière-Lyón (1957-1974) y desde 1974 en el Centro Sevres de París, desarrolló investigación científica sobre el Nuevo Testamento, en concreto, sobre los Sinópticos y el Evangelio de Juan y junto a Bultmann sobre la historicidad del Evangelio.

Director de colecciones en Éditions du Seuil y Éditions du Cerf, fue consultor de la Comisión Pontificia Bíblica en Roma y miembro de la sociedad de estudio del Nuevo Testamento: Studiorum Novi Testamenti Societas. Publicó en revistas teológicas: «Recherches de Science Religieuse» y «New Testament Studies». Autor de obras tales como Los evangelios y la historia de Jesús, 1982; Resurrección de Jesús y mensaje pascual, 1999; Los milagros de Jesús, 1979; Lectura del evangelio de Juan I, 2001 y otras, tal vez sea más conocido por su ‘Vocabulario de teología bíblica’ (1962), en cuyo prólogo se dice: ‘…al elaborar estos artículos no tardó en imponerse una evidencia: existe profunda unidad en el lenguaje de la Biblia; a través de la diversidad de épocas, de ambientes, de acontecimientos, se revela una verdadera comunidad de espíritu y de expresión entre todos los autores sagrados. La unidad de la Biblia, dato esencial de la fe, se verifica, por tanto, al nivel concreto del lenguaje; al mismo tiempo aparece claramente que esta unidad es de esencia teológica. Así es como nació el título definitivo: Vocabulario de teología’.

Profusamente utilizada tanto en facultades de teología como en nuevas realidades eclesiales tales como el Camino Neocatecumenal, en el Prólogo de la misma se indicaba que: ‘La edición del Missel biblique iba acompañada de un breve Vocabulaire biblique redactado ya en 1945 por el padre Xavier Léon Dufour. La preparación de este léxico hizo comprender al autor la necesidad de una obra más trabajada que sirviera de guía al clero y a los fieles en la lectura de la Biblia, les proporcionara una mejor inteligencia de la palabra de Dios y les permitiera anunciarla mejor a sus hermanos’, todo ello en relación directa con el Movimiento Bíblico, uno de los surgidos hacia finales de siglo XIX para el redescubrimiento de las fuentes de la vida cristiana, y cuyo objetivo fundamental fue el de descubrir las raíces de la fe en las Escrituras: Antiguo y Nuevo Testamento, para lo cual ha sido y es de gran utilidad la obra de este autor. Seguramente León Dufour no sospechaba la importante utilidad que el Espíritu Santo le daría a esta obra en el contexto de la Nueva Evangelización.

Print Friendly, PDF & Email