Revista Ecclesia » Católicos y Científicos: «VIII Centenario de Alfonso X el Sabio», por Alfonso V. Carrascosa
Opinión

Católicos y Científicos: «VIII Centenario de Alfonso X el Sabio», por Alfonso V. Carrascosa

Se conmemora el VIII Centenario del nacimiento de Alfonso X «El Sabio», gobernante extraordinario, testimonio inequívoco de conciliación ciencia-fe en la Iglesia Católica. Recibió su sobrenombre precisamente por el fomento del estudio sin abandonar la ortodoxia católica. La fecha concreta es el 23 de noviembre de 2021. Dedicó un enorme esfuerzo personal, institucional y económico a la conservación y transmisión del saber de su época, sin hacer acepción de credos ni personas. Tal vez su más célebre contribución a ese respecto sea la creación y mantenimiento de la Escuela de Traductores de Toledo, su ciudad natal.

Hijo de Fernando III El Santo. Alfonso X de Castilla (1221-1284) impulsó sobremanera la actividad científica a través de la Escuela de Traductores de Toledo, en la que se traducían y escribían obras de todo tipo a las lenguas más importantes de la época. Esta escuela estuvo integrada por cristianos, judíos y musulmanes viviendo en pacífica armonía para el bien del desarrollo científico, algo sólo conseguido cuando el rey era cristiano.

Su enorme actividad científico-cultural la realizó desde Toledo, Sevilla y Murcia, centros en los que reunió a sabios de todas partes y tendencias para irradiar sabiduría y conocimientos. Las obras que coordinó y en las cuales llegó a escribir fueron:

1- Obras Jurídicas: Las Siete Partidas, precedidas por el Fuero Real ,fundamentadas en el derecho romano de Justiniano. En la Primera Partida demuestra que todas las cosas pertenecen a la iglesia católica, y que enseñan al hombre conocer a Dios por las creencias. Se inicia de este modo: «A servicio de Dios y por comunal de todos hacemos este libro porque los que lo leyeran hallasen en él todas las cosas cumplidas y ciertas para aprovecharse de ellas, y repartimos en títulos, que quiere decir tanto como suma de las razones que son mostradas y en estas razones se muestran las cosas complidamente según son y por el entendimiento que tienen son llamadas leyes. Las gentes ladinas llaman leyes a las creencias que tienen los hombres, y cuidarían que las de este libro no hablasen sino de aquellas, por ello, por sacarlos de esta duda, haremos entender qué leyes son estas. Ley 1: Para establecer cómo los hombres han de creer y guardar la fe de Jesucristo, así como ella es, y otrosí de cómo sepan vivir los unos con los otros bien y ordenadamente según el placer de Dios y otrosí, según conviene a la vida de este mundo, viviendo en derecho y en justicia…Ley 7: A Nuestro Señor Jesucristo pertenecen las leyes que hablan de la fe y unen al hombre a Dios con amor, por derecho conviene amarlo honrarlo y temerlo, por su bondad y por el bien que nos hace. Al gobierno de los hombres pertenecen las leyes que los unen por amor, y esto es derecho y razón, de estas dos cosas sale la justicia que hace a los hombre vivir como les conviene y sin motivo para desamarse, sino para quererse bien, estas leyes juntan las voluntades de los hombres por amistad…Ley 11: El que hace las leyes debe amar a Dios, y temerle y tenerlo ante sus ojos mientras las hace, para que sean derechas y cumplidas, debe amar la justicia y el pro comunal de todos y entender del derecho del tuerto y no debe tener vergüenza en mudar o enmendar sus leyes, cuando otros le mostraran la razón para hacerlo pues gran derecho es el de enderezar cuando erraren los demás, que lo sepa hacer consigo mismo».

2-. Dos obras históricas: Crónica General de España y la Grande e General Estoria, un intento de historia universal iniciado en 1272.

3-. Obras Científicas: Tratados de Astronomía, Las Tablas Alfonsíes, basadas en la tradición tolemaica a través de estudios árabes y el Lapidario, tratado de minerología, derivado de los conocimientos aristotélicos.

4-. Obras Poéticas: autor de unas treinta poesías, 420 composiciones en lengua gallega; traductor de Calila e Dimna así como del Septenario, recopilación del saber medieval.

La relación con la ciencia de la cristalografía consiste en que mandó escribir un libro, el Lapidario, en el que se describen 360 piedras, tantas como grados del círculo zodiacal, y sus cualidades y utilizaciones farmacológicas, siendo algunas de ellas minerales cristalinos, es decir, cristales macroscópicos en relación con los signos del zodiaco, las piedras y el cielo. El libro recoge y transmite el saber de la época sobre los cristales. El libro dedicado a las piedras tiene un prólogo en el que dice «Aristóteles, que fue más cumplido de los otros filósofos, y el que más naturalmente mostró todas las cosas por razón verdadera, y las hizo entender cumplidamente según son, dijo que todas las cosas que son sólo velos se mueven y se enderezan por el movimiento de los cuerpos celestiales, por la virtud que han de ellos, según lo ordenó Dios, que es la primera virtud y donde la han todas las otras…».

En su testamento dejaba escrito: «…creyendo en todas las cosas que la Santa Iglesia de Roma cree y guarda y manda creer y guardar, y conociendo que por otra cosa no puede ser hombre a salvo si no por nuestra fe católica…ofrecemos nuestra ánima a nuestro Señor Jesucristo y pedímosle merced que quiera la recibir por mano de sus santos ángeles y no consienta que los diablos hallan parte en ella…Y mandamos, que luego que muriésemos, que nos saquen el corazón, y lo lleven a la Santa Tierra de Ultramar, y que lo sotierren en Jerusalén en Monte Calvario, allí donde yacen algunos de nuestros abuelos: y si llevar no lo pudieren, que lo pongan en algún lugar donde esté hasta que Dios quiera que la tierra se gane y se pueda llevar en salvo».

Alfonso X fue un rey católico que no sólo continuó la tarea de la Reconquista a los musulmanes, sino que promovió la recuperación de las sedes episcopales, del culto cristiano arrasado y prohibido por ellos, la devoción a la Virgen… todo ello particularmente en Andalucía. Según el erudito Juan Infante Galán, Alfonso X levantó una ermita en una zona de caza denominada Las Rocinas, que aparece ya citada en tiempos de Alfonso XI en el Libro de la Montería. Por estas mismas fechas (1349), dicho santuario fi­guraba ya citado en las mandas testamentarias de una vecina de Niebla. Hasta comienzos del siglo XVII el culto a Santa María de las Rocinas o Virgen del Rocío se circunscribió a la zona de la marisma de Almonte. Pero a partir de 1600 comenzó a desbordarse su primer ámbito de difusión tras su aparición milagrosa a un pastor o a un cazador, sobre el tronco de un árbol.

Alfonso X reinó desde el 1º de junio de 1252 al 4 de abril de 1284, y fue un monarca devotísimo de la Virgen María, a la que dedicó su famosa obra de las Cantigas de Santa María. Al mismo tiempo contribuyó a la consolidación de la Universidad de Salamanca, fundada por su padre Fernando III El Santo. Como curiosidad, un cráter en la luna está dedicado a Alfonso X El Sabio.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa