Opinión

Católicos y científicos: Pedro Paez, SJ, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Pedro Paez, SJ, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Se cumple el 400 aniversario del descubrimiento de las fuentes del Nilo, es decir, del lugar donde nace el Nilo, un hito en el desarrollo de la Geografía Universal y el correcto cartografiado de África. El nacimiento del bíblico río fue descubierto por el español Pedro Páez (1564-1622), entendido en la materia además de sacerdote jesuita misionero.

Si hay una realidad eclesial caracterizada no sólo por la complementación ciencia-fe, sino por la promoción de la ciencia y el conocimiento sin miedo alguno a lo que pudiera ser descubierto, esa es la Compañía de Jesús.

Pedro Páez estudió en el colegio de los jesuitas en Belmonte (Cuenca), y en la Universidad de Alcalá. También estudió en la Universidad de Coimbra. Con lo que aprendió habría llegado a vivir muy bien, pero se incorporó a la Compañía de Jesús y se ordenó presbítero. No contento con ello lo dejó todo por Cristo, solicitando permiso para ir de misión evangelizadora. De camino a Etiopía, fue el primer europeo en probar el café.

En Etiopía su predicación, realizada en los idiomas locales del amárico y el ge’ez, convirtió al emperador etíope Za Dengel, que abandonó la Iglesia ortodoxa etíope, lo que terminó provocando una guerra civil que terminó con la muerte del emperador.

Lo mismo hizo con su sucesor, Susinios Segued III, que fue coronado emperador en 1607 y dio a Páez tierras en la península de Gongor al norte del lago Tana, donde creó una misión con iglesia de piedra incluída. Susinios se convirtió al catolicismo poco antes de la muerte de Páez-. En uno de sus viajes fue el primer europeo en llegar a las fuentes del Nilo Azul, ciento cincuenta años antes de que el escocés James Bruce de Kinnaird afirmara haberlo conseguido. Acerca de este hecho, Páez dejó escrito:

Confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver antiguamente el rey Ciro y su hijo Cambises, Alejandro Magno y el famoso Julio César.

Todavía hoy muchos en Escocia siguen creyendo que fue el escocés. Páez escribió Historia de Etiopíaen 1620, que se publicó en 1945 en portugués y en 2010 en español. Tradujo el catecismo al ge’ez y se le atribuye el tratado De Abyssinorum erroribus. En la sala de lectura de la biblioteca del Museo Nacional de Ciencias Naturales se halla expuesto un ejemplar de la obra de James Bruce «Voyage aux sources du Nil, en Nubie et en Abyssinie, pendant les années 1768, 1769, 1770, 1771 & 1772», publicada hace ahora 250 años, en la que se puede leer el párrafo que atribuye al madrileño de Olmeda de las Fuentes, Pedro Páez, el descubrimiento de las fuentes del Nilo. Con esta pequeña muestra, la biblioteca y la Sociedad de Amigos del MNCN quieren conmemorar el 400 aniversario del descubrimiento.

La ciencia y la religión católica, la razón y la fe, se dieron cita en Pedro Páez sin problema alguno. Una buena biografía cuelga del portal de la Real Academia de Historia http://dbe.rah.es/biografias/20759/pedro-paez-jaramillo.

Print Friendly, PDF & Email