Opinión Última hora

Católicos y científicos: Obianuju Ekeocha, por Alfonso V. Carrascosa

Hoy, Jornada Mundial por la Evangelización de los Pueblos (DOMUND), es un buen momento para hablar de Obianuju Ekeocha, sin duda fruto del anuncio del Evangelio en África. Un hecho concreto que nos estimule a rezar y también a dar más dinero para las misiones.

‘Soy un científico especialista en biomedicina, me gradué con honores en la maestría, estudié microbiología y me gradué como el mejor de mi clase de licenciatura. Pero porque soy africano, tal vez no entendía bien los libros de texto de Embriología escritos en inglés, así que cuando lo estudié debí haber entendido mal´ decía en una entrevista, con algo de humor, cuando la preguntaban por qué está en contra del aborto. Ella Dice abiertamente sobre le tema: ‘En África hay un nuevo colonialismo que trata de imponer el aborto’. Hay hoy organizaciones que desde España dicen querer empoderar a la mujer africana, y promotoras de la denominada salud reproductiva, promotora del aborto. Estas organizaciones son en ocasiones regentadas por mujeres que no dicen una palabra de la mujer más empoderada de la historia, Isabel La Católica…¿por qué será?. Esta microbióloga nigeriana residente en Reino Unido es el azote de las empresas abortistas que buscan implantar en África sus políticas y su ideología como un nuevo modo de “colonialismo” que, además, no figura entre las prioridades de las mujeres africanas.

Ella misma lo contó así en una entrevista: ‘Me trasladé a Reino Unido con 25 años y allí me di cuenta de que había cosas muy buenas de la cultura europea, pero también otras que no podía aceptar porque sus valores eran totalmente opuestos a los míos. En 2012, vi una entrevista a Melinda Gates en CNN, que hablaba de un gran proyecto de casi 5 billones de dólares que iba a comenzar en los 69 países más pobres del mundo, la mayoría de ellos en África. Iba a ayudar a las mujeres a “ser más libres”. Me pareció una buena noticia, pero luego me di cuenta de que en realidad estaba hablando de una distribución masiva de anticonceptivos’. Tras ello escribió la carta “Carta abierta de una mujer africana a Melinda Gates”, que pronto se hizo viral. “Esos 4.6 billones de dólares nos comprarán miseria (…), calles vacías de las voces inocentes de los niños, enfermedades y muertes prematuras”, denunciaba, y pedía a Melinda Gates que “por misericordia” canalizara esos fondos para financiar “lo que realmente” necesita África: educación, formación, lo que lleva la Iglesia Católica haciendo desde que puso el pié en este continente.

‘Yo era un científico de laboratorio médico que trabajaba en microbiología y parasitología. Trabajé en el Hospital Docente de la Universidad de Nigeria en Enugu. Nacido y criado en Nigeria, estudié en una destacada universidad nigeriana en Nsukka. He tenido toda mi experiencia viviendo en África’. Prosigue: ‘Un día escuché al Papa Francisco hablar sobre “el nuevo colonialismo” y me di cuenta de que era precisamente eso a lo que me refería: los países de África están influidos por entidades, empresas o países occidentales que han llegado a convertir el continente en una mera colonia suya. Entonces comencé a estudiar, a ir a Naciones Unidas, a mirar las relaciones entre países africanos, países occidentales y entidades como la Fundación Gates, la Fundación Clinton o Planned Parenthood… Y cuanto más profundizaba, más me daba cuenta de los lazos que las unían y cómo desde fuera de África dictan el futuro de millones de personas a través de programas de supuestas ayudas. Este es el nuevo colonialismo…El Señor debía necesitarme para dar testimonio de que Él está vivo y nos escucha. Creo que por eso no me mataron’.

En su libro ‘Objetivo África’ (Homo Legens), Obianuju Ekeocha presidenta de Culture of Life Africa, arremete contra el neocolonialismo ideológico que intenta imponer en África la cultura de la muerte. Ekeocha destaca que se trata de presentar África como un continente en el que la mujer está oprimida y esclavizada, y el aborto y los anticonceptivos como los arietes de su liberación, pero recuerda que desde la descolonización ha habido en el continente siete presidentas y doce vicepresidentas, y el porcentaje de mujeres en algunos parlamentos es superior al de los europeos: el 64% en Ruanda, por ejemplo, frente al 29% del Reino Unido. O sea que la visión que se da de la mujer no es la precisa si no la deformada e interesada ideológicamente.

Obianuju expone también que un estudio de 2010 de USAID (agencia estadounidense para la ayuda al desarrollo) sobre el número de hijos deseados en todo el mundo ofrecía solo un 6% de hijos no deseados en África, con índices desde los 4,8 hijos en Ghana a los 9,1 en Níger y 9,2 en Chad, por lo que concluye que las mujeres africanas “consideran que todos sus bebés son deseados, incluso cuando no se ha planificado el embarazo”. ¿Por qué entonces se presenta la urgencia anticonceptiva? Por el control de población. El 11 de julio de 2017 tuvo lugar en Londres una Cumbre Mundial de Planificación Familiar que congregó a ideólogos antinatalistas, agendas públicas de Desarrollo del Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y mecenas privados como la Fundación Bill & Melinda Gates. Uno de los mantras reiterados en la cumbre fue la cifra de los 214 millones de mujeres de países emergentes que todavía no tienen acceso a los programas antinatalistas de los organizadores, que fijaron los objetivos de sus campañas para 2020, los mismos que ahora se enarbolan para 2030: incrementar su implantación en África. Obianuju Ekeocha, microbióloga nigeriana, católica, residente en Inglaterra y una de las voces más sólidas contra el neocolonialismo ideológico de la ONU.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME