Opinión

Católicos y científicos: Nuria Chinchilla, por Alfonso V. Carrascosa

Nuria Chinchilla —en la foto con esposo e hija— es profesora de Dirección de Personas en las Organizaciones en IESE Business School (Barcelona, España), Universidad de Navarra, y titular de la Cátedra Carmina Roca y Rafael Pich-Aguilera de Mujer y Liderazgo. Fundadora del International Center for Work & Family (IESE Business School) y de la Iniciativa I-WIL (IESE Women in Leadership). Licenciada en Derecho y MBA, es doctora “cum laude” en Economía  y Dirección de Empresas (Universidad de Navarra).

En 1984 empezó a trabajar como docente a tiempo completo en el IESE. La profesora Chinchilla también trabaja como asesora para empresas y organismos gubernamentales y es miembro de varias juntas asesoras, ponente habitual en universidades europeas, americanas y africanas, así como en conferencias internacionales, y profesora visitante en escuelas de negocios como el IPADE en México, el ISE en Brasil, el INALDE en Colombia, el IDE en Ecuador, el PAD en Perú, el ESE en Chile, el IAE en Argentina, el IEEM en Uruguay, la Lagos Business School en Nigeria y la Strathmore University en Kenia. Fue nombrada “Mejor Mujer Directiva del Año” por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE). Desde diciembre de 2018 es miembro de la Real Academia de las Ciencias Económicas y Financieras de España (RACEF). Es miembro del Consejo Asesor Universitario de la UIC. En 2017, recibió la Cruz de oro de la Fundación Fomento Europeo (AEFE). Fue candidata de España al CEDAW, ONU 2012. Entre 2015 y 2019, fue miembro del consejo de IWF-Spain. Coautora de varios libros, como Integrar la vida: Liderar con éxito la trayectoria profesional y personal en un mundo global (Ariel, 2018), Dueños de nuestro destino: Cómo conciliar la vida profesional, familiar y personal (Ariel, 2007), Ser una empresa familiarmente responsable: ¿Lujo o necesidad? (Pearson Prentice Hall, 2006), La ambición femenina: cómo reconciliar trabajo y familia, (Palgrave, 2005), Criterios de decisión en los procesos de selección en España. ¿Se discrimina a la mujer? (Fundación ADECCO, 2003), Dos profesiones y una familia (Generalitat de Catalunya, Departament de Benestar i Familia, 2003), Emprendiendo en femenino (1999), La Mujer y su Éxito, (1995), y Paradigmas del Liderazgo (2002). También es autora del libro Rotación de Directivos, ganador del premio EADA en 1996. La profesora Chinchilla habla siete idiomas, está casada y tiene una hija.

Al mismo tiempo incluye en su blog comentarios como los siguientes:

‘Para los cristianos, desde el Bautismo, nuestra identidad más profunda viene definida por sabernos hijos de Dios. En la víspera de la fiesta de la Inmaculada Concepción de María (patrona, entre otras naciones, de España y EEUU), no viene mal recordar dónde está anclada nuestra verdadera identidad’.

‘La Iglesia Católica (de katholikós = universal, general) lleva más de 2000 años en marcha con sus defensores y detractores, pero cuánto trabajo bien hecho y cuánto bien está derrochando cada día en todo el mundo sin hacer ruido en los medios.  Después del «Seguir leyendo» os añado otro vídeo que me ha gustado, que invita a todos a  conocerla mejor’.

Con ocasión del Sínodo de la Familia, se hizo eco de las palabras del Papa Francisco en un claro tono de asumirlas plenamente:

‘El Papa Francisco ha reafirmado que: “Los hombres y mujeres de hoy necesitan una inyección de espíritu de familia. Ante el débil reconocimiento y apoyo a la persona en las diversas relaciones sociales, la familia abre una perspectiva más humana, que permite establecer vínculos de fidelidad, sinceridad, cooperación y confianza. Enseña a honrar la palabra dada, a respetar a cada persona y a comprender sus límites. Brinda una atención insustituible a los miembros más pequeños, vulnerables, heridos y devastados en su vida. Defendiendo la familia, protegemos la humanidad”.

Lo mismo ocurría con el siguiente párrafo:

‘Como escribe mi amigo y colega Max Torres en su post (link), la familia pone en práctica las obras de misericordia diariamente: “Desde dar de comer al hambriento o vestirlo, curarlo cuando está enfermo, darle una casa, educar al ignorante, dar sabiduría al que duda, aconsejar a los pecadores, reconducir los errores pacientemente, perdonar ofensas con alegría, confortar al afligido, y rezar por los vivos y los muertos…Si lo piensas, esto es lo que se hace cada día en el hogar” ‘.

Con ocasión de la beatificación de Alvaro del Portillo indicaba:

‘En la fidelidad a las tareas ordinarias encontraba la felicidad, por la íntima convicción de estar haciendo lo que Dios quería de él. Por ello vivía en paz, tenía y daba paz. Fue sembrador de paz y de alegría. La paz es el fruto de la lucha continuada a lo largo de su vida de oración. Los santos no son seres extraños, sino personas coherentes. Como solía decir: “a más dificultades, más gracia de Dios” ‘.

Mujer católica con alto nivel académico y profesional, madre…son multitud las que han renunciado a su carrera ‘profesional’ y han dado su vida trabajando en casa por su familia, cristianamente empoderadas, como Nuria, porque el que quiera ser entre vosotros el primero sea vuestro servidor. Todas merecen nuestro homenaje. Pero hablar de mujeres como Nuria Chinchilla tienen interés porque el laicismo propaga sin base científica que mujeres como ella no pueden existir.

Print Friendly, PDF & Email