Revista Ecclesia » Católicos y científicos: Miquel Batllori, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC
Opinión

Católicos y científicos: Miquel Batllori, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Miquel Batllori, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

 

La contribución de la Iglesia al desarrollo científico español durante el siglo XX ha sido un progresivo pasar de científicos ordenados sacerdotes a científicos laicos, sin que ambos modos de aportación a través de personas concretas haya dejado de ser compatible. El caso de Miquel Batllori (1909-2033) es el de un presbítero católico y jesuíta, expulsado al exilio por el gobierno de la II República.

Frases como «Yo soy esencialmente escéptico y, en general, nunca daría como verdad absoluta lo que diga la prensa, la radio o la televisión» son, además de rabiosamente actuales, suficientes para definir a una persona que relativiza lo que debe ser relativizado: la verdad definida por el hombre.

El Padre Batllori recibió en vida diversos homenajes y consideraciones, tales como Doctor honoris causa por la Universidad de Valladolid (1974) y por la Facultad de Teología de Barcelona (1978), Medalla de Oro de la Generalitat de Catalunya en 1985 y Premio Nacional de Historia en 1988 por su obra cumbre, Humanismo y Renacimiento. Estudios hispanoeuropeos. Estaba en posesión, además, del Premio de Honor de las Letras Catalanas (1990), del Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales (1995) y del Nacional de las Letras (2001).

Arnau de Vilanova o Ramon Llull, también católicos y científicos, fueron objeto de su ingente labor científica, en la que ciencia y religión no se estorbaban, si no que colaboraban. Entrevistado a los 92 años decía “–¿Se plantea la proximidad de la muerte? –Siempre. Tengo 92 años. La miro con ojos gracianos. Con una visión al mismo tiempo humana y religiosa. La muerte no llega a intranquilizarme ni siquiera a preocuparme, pero es objeto de mis reflexiones. …-¿Cuál es la misión del historiador?

–Estudiar el pasado para entender el presente. Y la del político es conocer el presente para preparar el futuro. Son problemas y enfoques distintos”. Mucho sentido común ¿verdad?.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa