Firmas

Católicos y científicos: Máximo Ruiz de Gaona

Máximo Ruiz de Gaona ( 1902-1971) ingresó en los Escolapios en 1918 y en 1925 se ordenó sacerdote en Barbastro (Huesca). Su amistad fraterna y su frecuente contacto con el doctor don Federico Gómez Llueca le condujo a aficionarse a la paleontología. Inició sus estudios en Ciencias Naturales como alumno libre en el curso 1951-52 y concluyó los mismos en el 52 53. Después de este titánico o esfuerzo, realizó los ejercicios de reválida con notable el 29 de octubre de 1953 y durante los cursos de 1953 -55 llevó a cabo sus estudios de doctorado, compaginando todo ello con tareas docentes en varios colegios escolapios en Tolosa (1941-1956) y en Pamplona ( 1956-1971). Otra científica católica, Josefa Menéndez Amor, escribió su biografía.

Investigaba en un pequeño laboratorio que creó en su celda, además de también en la propia naturaleza. En su última carta de 10 de enero de 1971 decía ‘…Veremos si el Señor me deja tiempo para que yo pueda dejar un museíto al colegio… cuando estoy como ahora en mi cuarto con Dios y con mis fósiles parece que no tengo nada en realidad. Me paso sobre la mesa unas 16 horas al día en esta tarea, pero voy a tener que limitarla porque me fatigo mucho’. La muerte le sobrevino estudiando con la ilusión de siempre la microfauna Nummulítidos de San Vicente de la Barquera. Perteneció a varias sociedades científicas entre ellas la Real Sociedad Española de Historia Natural. También a Aranzadi, donde se dice de él que ‘ Formó parte del grupo fundador de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Aunque centró su trabajo en la micropaleontología de foraminíferos, fue un naturalista polifacético y un precursor en el campo de la Paleontología de Vertebrados asociada a las cavidades kársticas del País Vasco. Además de su aportación sobre la fauna de mamíferos del Mioceno de las Yeseras de Monteagudo (1946) participó en la recuperación y estudio de varios conjuntos de fauna del Cuaternario de Navarra, Guipúzcoa y Vizcaya. Destacan entre otros el del yacimiento navarro de Koskobilo en Olazti/Olazagutía (1941 y 1958), los guipuzcoanos de Txispiri (1945), Aizkirri (1951) y Troskaeta y el vizcaíno de la ría de Ea’.

Cerca de una treintena de publicaciones científicas ilustradas en sus páginas y en destacadas revistas y el nombre de un gran número de especies fósiles que le fueron dedicadas avalan más que suficientemente su trayectoria profesional sin renunciar a su fe católica y ejercer el sacerdocio.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.