Opinión

Católicos y científicos: Manuel Martínez Sellés

De Manuel Martínez-Sellés d´Oliveira Soares dice la web de la Universidad Europea que es Profesor e Investigador del Departamento de Especialidades Médicas.

En el Hospital Gregorio Marañón es el responsable del programa de trasplante cardíaco e insuficiencia cardíaca, y el responsable de la Unidad de Cuidados Cardiológicos Agudos. Profesor Asociado. Universidad Complutense de Madrid, está Acreditado como Catedrático de Universidad por la ANECA, siendo además Profesor Titular Universidad Autónoma del Estado de México.

Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en “Diseño y Estadística en Ciencias de la Salud” de la Universidad Autónoma de Barcelona, las líneas de investigación que desarrolla como científico son las enfermedades cardiovasculares y sus peculiaridades en las mujeres y los ancianos. Producto de sus investigaciones son sus más de 250 publicaciones en revistas internacionales con factor de impacto y 6 libros como editor. Galardonado con numerosos premios nacionales e internacionales, ha sido presidente de la Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología y Vicepresidente del Comité de Ética Asistencial del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Desde su experiencia en contacto diario con el dolor, analiza en su libro ‘Eutanasia. Un análisis a la luz de la ciencia y la antropología’ (Rialp) todas las vertientes de la eutanasia, ante la inminente legalización de esta práctica en España, a instancias del Gobierno de Pedro Sánchez, que en plena pandemia está intentando colar a espaldas de la prensa, sin propiciar debate público alguno y como consecuencia directa de una premeditada e intencionada agenda de ingeniería social leyes en la línea de la cultura de la muerte, que es en lo único que coincide este frente popular que nos gobierna. Quien busque en el libro instancias mayores para distanciarse del crimen de la eutanasia, lo que se va a encontrar son sobre todo razones científicas, podría decirse además materialistas y de sentido común, contrarias eso sí al escaso planteamiento mediático: la ley que se pretende aprobar no es como en tantos casos un progreso sino un regreso a prácticas tribales paleolíticas.  El autor del libro nos habla de asuntos como los cuidados paliativos, el juramento hipocrático, la objeción de conciencia o las verdaderas razones que se ocultan tras este acto médico. Otro dato científico al respecto es lo que decía recientemente en una entrevista: ‘El año pasado se publicó el último Atlas de Cuidados Paliativos, que recomienda que haya dos servicios por cada 100.000 mil habitantes. España tiene 0,6, o sea, tenemos un déficit muy importante. En vez de intentar potenciar unidades de cuidados paliativos, lo que se hace es matar a los pacientes que están en una situación avanzada… Cuando uno lee el periódico, parece que España es la excepción, que es el único país que no tiene la eutanasia aprobada, cuando es todo lo contrario. En Europa solo está legalizada en el Benelux. Y lo que se ha visto en los países que llevan muchos años con la eutanasia aprobada, como es el caso de Holanda, es lo que se llama la «pendiente resbaladiza». Al principio, se aprueba en casos muy concretos, para pacientes con gran sufrimiento que no hay forma de controlar -aunque, con los avances de la medicina, gracias a Dios, es una situación que prácticamente ya casi no se produce-. Y, además, se aplica solo cuando el paciente lo pide claramente. Sin embargo, a medida que han ido pasando los años, se ha producido una situación totalmente incontrolada, como afirman algunos informes. De hecho, hoy en día, en Holanda se está aplicando eutanasia a niños con discapacidad, a ancianos con Alzheimer… Es decir, a pacientes que por su misma situación clínica ni siquiera la pueden pedir’. ¡Ojo con lo que dice este científico!

Atrás quedó otro de los interesantes libros de este esposo, padre de seis hijos de los que se siente profundamente orgulloso, un libro, sí, más confesional, “Y Dios se hizo…célula”, en el que hacía caer en la cuenta de que Dios al encarnarse en el seno de la Virgen se hizo célula, es decir, cigoto. En esta obra combina  una perspectiva de ciencia desde la fe, y como explicó  ‘Los evangelios están escritos por inspiración divina pero con los conocimientos actuales desde una perspectiva de fe  podemos saber  qué implicaciones tiene que Dios se haya hecho célula, y está claro que es un motivo para respetar cualquier vida humana desde el principio, una vida con alma. En el libro hablo de excepciones de la naturaleza como  son los gemelos, en algún momento el embrión se divide en dos, desde el punto de vista biológico conocemos como ocurre,  pero ¿qué  es lo que pasa cuando adquieren el alma?, entramos en todo esto y lo que supone, lo que  eso  implica para esa persona’. Al ser preguntado por el motivo de escribir este libro decía ‘El motivo por el cual es porque vi que en este campo incluso con personas bienintencionadas hay un total desconocimiento. Teníamos conocidos que recurren a la fecundación in vitro, y cuando vas a una clínica te van a cobrar entre tres mil y seis mil euros con o sin éxito, es un negocio por lo tanto la información que te dan es muy sesgada. Estamos es una sociedad que nos presenta como buenas cosas que claramente no lo son. El libro nace para dar una perspectiva científica desde la fe que puede ayudar a muchas personas que tiene que tomar decisiones. Nos encontramos  con que actualmente  entre el quince y el veinte por ciento de los matrimonios no pueden tener hijos, es tremendo. ¿Qué tiene que hacer un matrimonio cristiano si quiere tener hijos? Esta pregunta es constante y además  me hacían muchas consultas de bioética. Soy vicepresidente del Comité de Ética Asistencial  en el Gregorio Marañón y a menudo observo que está fallando la información moral y ética pero también la científica. Si no tienes claro de cuando empieza la vida…. al mes un embrión ya tiene corazón. El objetivo: Intentar transmitir todos estos conceptos que están fallando.  He intentado poner sobre papel las respuestas a preguntas que he recibido y muchas veces personas que tienen una vida de fe me demuestran que hay mucho desconocimiento. Este libro está pensado también para un público joven, a ellos les doy charlas y tienen muchas dudas…es comprobar el amor que nos tiene el Señor para convertirse en una célula y permitir la salvación. Muchas de las cosas de las que hablamos en el libro es ver cómo se pude tergiversar de forma inadecuada esta información. Hay mucha manipulación inadecuada a través de la manipulación del  lenguaje, por ejemplo se habla de “niños medicamento” que no es otra cosa que en un laboratorio desechar los embriones hasta concebir el adecuado.  Niños que se conciben haciendo selección de embriones es decir, matando a  sus hermanos y para salvar a ese hermano enfermo se mata a otros y se le llama “embrión medicamento”. Desde el punto de visto biológico la vida humana empieza en el momento de la concepción para facilitar la fecundación in vitro se creó el “pre embrión” y eso es algo que no existe, es el embrión antes de colocarlo en el útero, pero es un embrión. Esta manipulación del lenguaje nos lleva a que los medios de comunicación presenten como positivas noticias que no lo son, incluso medios que nunca pensaríamos que lo hicieran’.

Y para terminar, de la misma entrevista, un buen consejo…’Además de leer este libro para entender, ¿podemos hacer algo? El último capítulo yo lo dedico a la oración, al poder de la oración.  Y es que la situación es tan mala que la solución la tiene el Señor, y nosotros tenemos que rezar mucho por ello’.

Print Friendly, PDF & Email