Opinión Última hora

Católicos y científicos: Manuel Alía Madina, por Alfonso V. Carrascosa

Manuel Alía Medina (1917-2012) fue Catedrático de Geodinámica Interna (Tectónica) de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid. De acendradas convicciones católicas, atestiguan que don Manuel murió ‘…en la paz de Dios, recibiendo los santos sacramentos administrados por un sacerdote amigo del Sáhara, el P. Ignacio Oriol’. Fue el descubridor de los yacimientos de fosfatos de Bu Craá en el Sáhara Occidental, principal motivo por el que Hassán II quiso anexionarse el territorio, algo para lo que recibió el apoyo de los Estados Unidos. También llevó a cabo otros  importantes descubrimientos en relación a otros minerales del territorio, como el hierro.

Estudió la licenciatura en Ciencias Naturales en la Universidad de Madrid y en 1944 obtuvo el grado de doctor, recibiendo además el Premio Extraordinario del Doctorado. Su vinculación a la enseñanza, su vida de profesor, comenzó muy pronto, antes incluso de terminar la licenciatura, con un nombramiento como ayudante 2° interino gratuito de la Sección de Ciencias del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Toledo, en el curso 1936-1937. En 1940 obtuvo por oposición una Cátedra de Ciencias Naturales de Enseñanza Media, siendo destinado al Instituto de Valdepeñas, en Ciudad Real, y luego por traslado al Instituto Núñez de Arce de Valladolid. Fue en 1948 cuando ganó  por oposición la Cátedra de Geografía Física y Geología Aplicada, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid. Más tarde, en  1963, obtuvo la Cátedra de Geodinámica Interna en la Universidad Central en Madrid (hoy Universidad Complutense) y desde entonces impartió enseñanzas de Geología General, Tectónica, Prospección Geológica y Geofísica y, de manera especial, Geodinámica Interna y Geotectónica, hasta su jubilación en 1985.

En cuanto a los fosfatos, la primera expedición en la Manuel Alía Medina participó fue la en 1942, con 25 años y siendo catedrático de instituto de Ciencias Naturales vinculado al Instituto José de Acosta de Ciencias Naturales (CSIC). Alía Medina regresó varias veces al Sáhara por cuenta del Gobierno español (el Instituto Nacional de Industria –INI–), participando  desde 1942 a 1960 en dieciséis expediciones científicas al Sáhara Español y una a la Guinea Continental Española, para llevar a cabo estudios geológicos y mapear los terrenos, lo que le llevó a detectar yacimientos de hierro y de fosfatos. Precisamente en el Congreso Geológico Internacional celebrado en 1952 en Argel, todavía ciudad francesa, presentó el primer mapa geológico del Sáhara. Fue en 1947 cuando descubrió los inmensos yacimientos de fosfatos en Bu Craá, unos 100 kilómetros al sureste de El Aaiún, sustancias importantísimas para la elaboración de abonos minerales de las plantas. En los años 60, el principal importador de fosfatos era Estados Unidos y el mayor exportador, Marruecos, motivo por el cual EEUU apoyó la anexión a Marruecos del Sahara Español.

Un amplio currículum

Dice una nota sobre él en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales https://rac.es/sobre-nosotros/miembros/academicos-historicos/numerarios/6/, dado que, como culminación de su carrera científica fue elegido, en el año 1976, académico de Número (medalla número 17), y en la que fue secretario de la Sección de Ciencias Naturales durante seis años.:

Director del Servicio Geológico y Mineralógico del África Occidental Española. Jefe del Servicio de Investigaciones Geológicas de la Junta de Energía Nuclear y asesor geológico de este organismo. Presidente de la Real Sociedad Española de Historia Natural en el año de su primer centenario (1971).

Desde 1942 a 1960 realizó dieciséis expediciones científicas al entonces denominado Sahara Español y una a la Guinea Continental Española. Entre los resultados obtenidos puede mencionarse la elaboración del primer mapa geológico de la totalidad del Sahara Español (1952) y el descubrimiento de diversos tipos de mineralizaciones, entre otras, las de minerales de hierro y los extensos depósitos de fosfatos sedimentarios en el Sahara Español.

Autor de más de un centenar de publicaciones, entre las que destacan Características morfológicas y geológicas de la zona septentrional del Sahara Español, Enriquecimiento ferruginoso en el Devónico del Sahara Español, Los yacimientos de fosfatos sedimentarios del Sahara Español, La Guinea Continental Española: Datos geográficos e investigaciones geológicas recientes, Results obtained in the radiactive prospection of some spanish areas, Sobre la tectónica profunda de la fosa del Tajo, Rasgos estructurales de la Baja Extremadura, Evolution post-hercynienne dans les regions centrales de la Meseta espagnole y Una megaestructura de la Meseta Ibérica: La Bóveda Castellana-Extremeña.

Comendador de Número de la Orden del Mérito Civil, de la Orden de Isabel la Católica y Comendador con Placa de la Orden de África. Hijo predilecto de Toledo. Académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.

De su  importante labor como profesor universitario salió la formación de nuevos investigadores, dirigiendo  16 tesis doctorales y 46 tesis de licenciatura, todas ellas leídas en la Facultad de Ciencias Geológicas de Madrid. En cuanto a cargos relacionados con la investigación, que desempeñó sin un atisbo de incompatibilidad con su fe católica, fue delegado en el África Occidental Española del Instituto de Estudios Africanos (CSIC); director del Servicio Geológico y Mineralógico del África Occidental Española; miembro de la Comisión Mixta de los límites del Sáhara Español; delegado en la UNESCO para los Desiertos cálidos y Países tropicales; jefe del Servicio de Investigación Geológica de la JEN; experto de la Delegación Española en la XI Conferencia Internacional sobre usos pacíficos de la Energía Atómica; jefe de la Sección de Geología Estructural del Instituto Lucas Mallada (CSIC); asesor secretario del Departamento de Geología de la Fundación Juan March; vocal de la  Comisión Nacional de Geodesia y Geofísica; vocal de la Asociación para el Progreso de las Ciencias; vicepresidente de la Real Sociedad Geográfica y presidente de la Real Sociedad Española de Historia Natural. Fue también académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME