Opinión

Católicos y científicos: Luisa Medrano, por Alfonso V. Carrascosa

El estudio del mundo de la mujer es fascinante, y ponerlo de manifiesto muy oportuno, sobre todo en las postrimerías del 8M 2020 Día Internacional de la Mujer, cuyas actividades culturales continuaron bajo el lema ‘Ellas Crean’ hasta que llegó el confinamiento. Pero al tener tiempo, nos quedan las actividades culturales telemáticas, y nada mejor que seguir ofreciendo hechos concretos en lo tocante a la conciliación ciencia y fe que ofrecen muchas mujeres, para contribuir a la toma de conciencia de que el mundo femenino es definitivamente plural, y que no se puede hablar de feminismo sino más bien de feminismos. Las católicas también crean.

De Luisa Medrano (1484 – 1527(?), también próxima a Isabel la Católica, fue una pensadora española y poetisa que tuvo ocho hermanos, uno de los cuales, Luis, fue catedrático y rector de la Universidad de Salamanca, fundada por la Iglesia Católica, y donde Luisa podría haber impartido clase. Según indica Wikipedia, sólo se han encontrado tres fuentes primarias referidas a Luisa de Medrano, que son un apunte en el Cronicón de Pedro de Torres, canónigo de Sigüenza y rector de la Universidad de Salamanca, que dice *A.D. 1508 die 16 Novembris hora 3 legit filia Medrano in Catedra Canonum. Se cree que Luisa Medrano llegó a impartir clases en la Universidad en sustitución de Antonio de Nebrija en 1508.

En segundo lugar Lucio Marineo Sículo en su Opus Epistolarum se refiere en 1514 con admiración a Luisa, llamándola Lucía, a quien conoció en la universidad. El mismo autor la menciona en el último volumen de una especie de enciclopedia temática “De las cosas memorables de España”, en cuya edición de 1530 escribe sobre ella: “En Salamanca conocimos a Lucía Medrana, doncella eloquentíssima. A la cual oymos no solamente hablando como orador, mas también leyendo y declarando en el estudio de Salamanca libros latinos públicamente”. Lamentablemente su obra poética y filosófica se ha perdido.

En la obra “Una catedrática en el siglo de Isabel la Católica: Lucía de Medrano” (1935), Thérèse Oettel dejó dicho “que ya en el siglo XVI algunas damas aristocráticas habían tenido cátedras en España; por ejemplo, Lucía (sic) de Medrano, en Salamanca”.

Lo crean o no lo crean, las católicas también crean: ELLAS CREAN.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME