Revista Ecclesia » Católicos y científicos: Luis Bru, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC
Opinión

Católicos y científicos: Luis Bru, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Luis Bru, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

La Física, que no deja de estar de moda,  es una disciplina científica en cuyo desarrollo han participado multitud de creyentes. De mucho renombre son Galileo, Newton, Kepler…El mismo Einstein nunca negó taxativamente creer en Dios, si no más bien al contrario, dio indicios de su confianza en la existencia de un ser superior, creador y guía del universo.

Además en pleno siglo XX, y en España, surge la figura de este almeriense formado por Julio Palacios en el Instituto de Física y Química conocido como Rockefeller –por haber financiado parcialmente su construcción dicha fundación durante el gobierno de Primo de Rivera- y denominado actualmente “el Roca”, en honor al científico católico Antonio de Gregorio Rocasolano, vicepresidente fundador del CSIC, organismo a quien en la actualidad pertenece.

Luis Bru (Almería, 1909; Madrid, 1997) investigó la Física del Estado Sólido. Además de profesor de la Universidad de Sevilla, en donde ejerció como catedrático, fué un notable científico que creó la sección de Física del Instituto Alonso de Santa Cruz del CSIC, germen del actual Instituto de Ciencias de Materiales. Terminó ganando la cátedra de Física Teórica Experimental de la Universidad complutense de Madrid.

Santiago Martín le hizo una magnífica entrevista (http://personal5.iddeo.es/magolmo/pasteur.htm ) en la que Luis Bru dio cuenta de su condición de creyente, diciendo cosas tales como “…el dolor ayuda al científico a ver que la ciencia no lo explica todo…”. Preguntado sobre porqué creía en Dios decía  “…Porque, como científico, he observado muchas cosas, pero siempre he visto que había mucho más que quedaba detrás de la ciencia; al contemplar las maravillas de la creación pienso que tiene que haber algo, un ser superior, anterior a esa explosión que los físicos llamamos el «big bang».. Es difícil saber cuál es el rostro de Dios, pero yo creo que es amor”. Hombre de profundas convicciones católicas opinó también sobre la figura del Papa “…Es positivo lo que hace el Papa, porque hay que poner una limitación a la ciencia. El peligro de la ingeniería genética es real, pero ante ese peligro debe actuar la conciencia. El científico de ninguna manera puede abandonar la conciencia, especialmente cuando el progreso implique un peligro…”.

Bibliografía: La Ciencia en la historia de la universidad española: 92 años de química en Sevilla. Volumen 68 de Colección Abierta. Autor: Manuel Castillo Martos. Editor: Universidad de Sevilla, 2004



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa