Revista Ecclesia » Católicos y científicos: López-Piñero, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC
Opinión

Católicos y científicos: López-Piñero, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: López-Piñero, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

 

Es una curiosidad poco conocida que Célso Arévalo y Pedro Laín Entralgo fueron pionero e institucionalizador en España de la disciplina científica de la Historia de la Ciencia y que ambos, a su condición de científico, añadían la de católico practicante sin ningún problema. Algo parecido ocurre en nuestro personaje, discípulo de Laín Entralgo en la misma actividad científica y también médico de formación, Jose Mª López Piñero (1933-2010).

Nunca se declaró agnóstico o ateo. Es probable que la misma discreción utilizase para manifestarse sobre sus convicciones religiosas. Pero otros indicios menos indirectos nos hacen admitir la hipótesis de su catolicismo, vivido con discreción por muchos intelectuales de la época. Tomó parte en las denominadas “ Conversaciones de Gredos”, lideradas por el sacerdote Alfonso Querejazu, y tratadas en el libro “Alfonso Querejazu. Conversaciones católicas de Gredos” ( Bibloteca de Autores Cristianos, Madrid 1977).

Al hacerse mención a algunos de los nombres de intelectuales católicos que tomaron parte en las mismas, dice el P. Ramón Ceñal S.I. en dicha obra“… Dámaso Alonso…Leopoldo Calvo Sotelo…Joaquín Garrigues…Pedro Laín Entralgo… Julián Marías… Jose Mª López Piñero…Joaquín Ruiz Jiménez… Manuel de Terán…” (p. 248). Las Conversaciones de Gredos tenían lugar todos los años durante la semana después de Pentecostés. Venían a ser como un retiro espiritual de intelectuales católicos no alineados con el franquismo político, conscientes de la necesidad de una apertura que hiciera posible la autocrítica sincera y constructiva del catolicismo español de la época. Muchos de estos intelectuales testimonian que los encuentros con el Padre Querejazu eran auténticos oasis espirituales, practicados desde 1951, en los que ciencia y religión o razón y fé se encontraban, del mismo modo a como probablemente se encontraron en Jose Mª López Piñero – en Manuel de Terán (y en tantos otros que, bien por la presión anticatólica del final de la IIª República que llegaba a la agresión física y más tarde al asesinato, bien por lo que manifestándote católico podías conseguir durante el franquismo y no lo consideraban lícito del todo, vivieron su fé de puertas para adentro. El laicismo en la actualidad transmite que todos los intelectuales que no se exiliaron tras la victoria de Franco eran unos fascistas canallas, algo en absoluto cierto, comprobable tanto en éste como en muchos otros que hoy se esgrimen por los autodenominados progres como paradigma de los logros exclusivamente debidos a una cultura ajena a la Iglesia Católica, ajena a la fé que profesamos.

Además, sus biógrafos son unánimes en admitir que estudió en el Colegio Mayor Juan de Ribera, del que también fue colegial el maestro de nuestro personaje, Pedro Laín Entralgo. Actualmente “…El Colegio Mayor San Juan de Ribera es una institución privada de carácter benéfico que ofrece alojamiento gratuito a estudiantes varones de Licenciatura o Ingeniería Superior…”. En dicha web, al presentar la historia del mismo, se dice “…El Colegio Mayor San Juan de Ribera de Burjassot nace de la voluntad de Dª Carolina Alvarez Ruiz quien decidió, en el año 1912, destinar sus bienes a una fundación que ofreciera la posibilidad de estudiar a jóvenes sin recursos económicos y con inquietud y capacidad para el trabajo intelectual. La fundadora se proponía también como objetivo fundamental de esta institución el que estos jóvenes recibieran una educación que les impulsara a vivir su trabajo como un servicio a la sociedad desde los valores de la fe cristiana… El Colegio ha querido prestar desde su fundación un servicio a la sociedad: en él se han formado profesores universitarios, artistas, médicos, investigadores, juristas, políticos etc… que, en palabras de un antiguo colegial, “han intentado mostrar cómo se puede ser cristiano y persona eficaz en el seno de la contradictoria situación del mundo en que nos ha tocado vivir”[ Pedro Laín Entralgo, Ayer y mañana. Texto de la conferencia conmemorativa del LXXV aniversario de la fundación del Colegio]. El Colegio Mayor San Juan de Ribera fue en sus orígenes coetáneo de la Residencia de Estudiantes de Madrid, y promovió la cultura a muy alto nivel, como aquella, aunque se le dedique menos atención probablemente por ser una institución católica. En conclusión: una lumbrera de la historia de la ciencia como Piñero recibió religión en la escuela.

Jose Mª López Piñero es recordado por su enorme actividad, por una grandísima cantidad de discípulos (Revista “Medicina e Historia”, nº 3, 2010), y porque terminó fundando un instituto de investigación en el CSIC , institución fundada por católicos científicos (www.csic.es) en donde trabaja hoy parte de la escuela que él formó. Tuvo además relación con la Hermandad del Cristo de los Afligidos y del Niño de Albalate.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa