La imagen de la izquierda retrata a un conjunto de mozalbetes en el otoño de 1937. El que está de pié, con gafas, en el centro, es el que llegaría a ser san Jose Mª Escrivá de Balaguer. El primero por la izquierda, sentado y también con gafitas, es el madrileño Juan Jiménez Vargas (1913-1997).
Opinión

Católicos y científicos: Juan Jiménez Vargas, por Alfonso V. Carrascosa

Han dicho de él sus biógrafos Ponz y Díaz en 2011: ‘… uno de los primeros fieles del Opus Dei. Estudiante de Medicina, conoció al fundador en el curso académico 1932-1933. Fue un firme apoyo para san Josemaría, en particular durante los años de persecución religiosa en España. Su vocación universitaria le llevó a la cátedra de Fisiología, primero en la Universidad de Barcelona y luego en la de Navarra, en la que fue primer decano de Medicina. Fundó la primera revista española de Fisiología’.

Médico por la Universidad de Madrid teniendo como profesor a otro científico católico, el doctor Jiménez Díaz. Trabajó como médico interno y ayudante de la cátedra de Clínica Médica del doctor Enríquez de Salamanca (1939-1942). También colaboró con la Sección de Química Biológica del Instituto Cajal en Madrid, instituto cuya historia está repleta de científicos católicos. Tras obtener el doctorado en 1940, disfrutó de una pensión para ampliación de en el Instituto de Fisiología de la Universidad de Zúrich, nada menos que con el Premio Nobel W. R. Hess, ¡ojo! En el año 40, no en la Edad de Plata, y ayudado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), no por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE). En 1942 ganó por oposición la cátedra de Fisiología de la Universidad de Barcelona, en la misma época que la consiguió p.ej.- Enrique Tierno Galván, y tantos otros que luego fueron adalides de no sé qué tipo de resistencia política. También fue jefe de la Sección de Fisiología del Instituto de Investigaciones Médicas de la Diputación de Barcelona (1943-1944), vicepresidente del Instituto español de Fisiología y Bioquímica (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC) y jefe de la Sección de Fisiología Humana de ese mismo instituto, según refiere Pedro Gil Sotres para el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de Historia, que además cuenta que en 1945 fundó en Barcelona una revista científica, la Revista Española de Fisiología, que en 1955 fue nombrado primer decano de la Escuela de Medicina del Estudio General de Navarra, que poco después se convertirá en Facultad de Medicina al transformarse el Estudio en Universidad, primera universidad privada de España de la era moderna, obra corporativa del Opus Dei , esa realidad eclesial que todavía hay estúpidos que denigran desde la más absoluta de las ignorancias, sin base científica alguna, a base de alimentar conspiranoicismos como el danbraunismo.

Lo de fundar revistas científicas se le dio bien porque en 1957 fundó la Revista de Medicina de la Universidad de Navarra, de la que fue director hasta el año 1962. Fue su especialidad científica y docente la fisiología del aparato respiratorio, la neurofisiología y el funcionamiento del aparato reproductor, hasta su jubilación en 1983. A lo largo de casi cincuenta años de actividad docente, desarrolló una extensa labor investigadora y formó a un buen número de discípulos. Todo esto sin salir del Opus Dei, en el seno de la Iglesia Católica, gracias a que pudo huir de los autodenominados progres del Frente Popular.

De entre sus obras Sotres destaca ‘Química Física Fisiológica’ (Barcelona, Ediciones SAETA, 1943’; ‘Bioquímica Fisiológica’ (Barcelona, Ediciones Técnicas, 1943); ‘Fisiología del Sistema Nervioso’ (Barcelona, Ediciones Técnicas, 1944); ‘Fisiología especial’ (Barcelona, Gráficas Condal, 1949); J. Jiménez Vargas, J. Paravisini y F. Prandi, ‘Fisiología normal y patológica de la circulación’ (Barcelona, Ediciones Gea, 1953); J. Jiménez Vargas y J. M.ª Macarulla, ‘ Fisicoquímica’ (Pamplona, Universidad de Navarra, 1962); J. Jiménez Vargas y G. López García, ‘Aborto y contraceptivos’ (Pamplona, Eunsa, 1973).

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME