Firmas

Católicos y científicos: José Gafo Muñiz, OP, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: José Gafo Muñiz, OP, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Otro mártir en el día de san Esteban y cerca de la celebración de los Santos Inocentes, sucesos no muy agradables pero íntimamente vinculados a la Navidad, absolutamente compatible con el sufrimiento de los inocentes, empezando por el propio Cristo, pasando por su madre la Virgen María, a la que una espada le atravesó el alma, y llegando a la actualidad a todos los católicos perseguido en todo el mundo por su fe, realidad de intensa actualñidad también en España, donde se nos quiere en casa, calladitos, o en la sacristía.

Es abundante la información en internet sobre este dominico que estudió sociología y en su afán de aprender conoció la necesidad de contribuir a la activación del sindicalismo católicos, algo que vinculado al mundo académico del cual era especialista, terminó llevándole a la tumba. José Gafo Muñiz, sacerdote católico y fraile dominico, en resumen de su vida se ha dicho:

“José Gafo (Campomanes, 1881 – Madrid, 1936). Diputado en Cortes por Navarra en 1933-1936. Fue uno de los principales promotores del sindicalismo católico libre en España y, sin duda, a ello se debió su presencia en Navarra en las elecciones de 1933, por la fuerza especial que ese movimiento tenía en esta región. Religioso dominico, destacó por la creación del Centro de Sindicatos libres (1914) en Madrid, (al margen de los oficiales patrocinados por el Consejo Nacional de las Corporaciones Católico-obreras), con un cariz mucho más reivindicativo y clasista. Sorprendido en Madrid por el alzamiento de 1936, fue ejecutado por comunistas”.

En el Diccionario Biográfico de la Real Academia de Historia se dice:

“Gafo Muñiz, José. Tiós (Asturias), 20.X.1881 – Madrid, 4.XI.1936. Religioso dominico (OP), sociólogo, sindicalista, diputado por Navarra, mártir y beato.

Ingresó en la Orden de Predicadores en 1896 y profesó el 5 de noviembre de 1897. Estudió Filosofía en Corias (Asturias) y Teología en Salamanca.

En su primer destino —el colegio de Vergara (Guipúzcoa)— conoció al padre Gerard. Ya en Madrid —en Santo Domingo el Real— fue uno de los redactores de la revista Ciencia Tomista, cuyos Boletines de Cuestiones Sociales permiten conocer su pensamiento y seguir las vicisitudes sociopolíticas del siglo XX, desde una concepción que él mismo calificó como “tradicionalismo social”. Su presencia en el campo social se debió a su contacto y al influjo del padre Gerard.

De talante más político que Gerard, se vinculó al maurismo y al grupo de “democracia cristiana” en sus primeros pasos. Dio apoyo incondicional a la dictadura del general Primo de Rivera, que le hizo miembro del Consejo de Corporaciones. Durante la República, el padre Gafo fue diputado por Navarra, en una lista electoral tradicionalista en representación de los sindicatos católicos. En 1932, fue encarcelado en el penal de Ocaña —donde realizó labor apostólica a favor de los presos— tras el fracasado intento de golpe de estado del general Sanjurjo. Durante la dictadura de Primo de Rivera ya había utilizado la expresión “democracia orgánica” —citando a Salvador Minguijón— y la de “sindicato vertical” para definir su modelo político y su concepción del sindicalismo.

Ambas expresiones fueron de uso ordinario durante el régimen del general Franco. De hecho, el padre Gafo dio su apoyo a la extrema derecha española de su tiempo, durante la Segunda República, firmando el manifiesto del Bloque Nacional, en 1934.

Sin embargo, se decepcionó al comprobar que su partido de derechas supeditaba los objetivos generales del Bloque a los estrictamente dinásticos y condenó por desacertados y contraproducentes los conatos de fascismo de aquellos años. Para Gafo, en 1923 la libertad se había hecho autoritaria, no ya conservadora, como había dicho Maura. En 1936, decidió retirarse de la política, decepcionado por completo de la derecha, que en su parecer entonces ya no tenía enmienda.

En el campo sindical, el padre Gafo defendió, a lo largo de casi veinticinco años, posiciones diferentes y matizadas, según las distintas coyunturas sociopolíticas, adaptándose a las mismas con fórmulas organizativas diversas. Era partidario de un sindicalismo aconfesional, aunque de inspiración católica, discrepando en este punto con los planteamientos del padre Gerard.

Durante la dictadura de Primo de Rivera llegó a proponer la fusión con la Unión General de Trabajadores (UGT), en el marco del corporativismo del régimen.

Durante la República propuso la creación de sindicatos profesionales. Con anterioridad, impulsó la unión con el Sindicato Libre de Cataluña, organización vinculada al carlismo catalán que no dudó en recurrir a la violencia contra los sindicatos revolucionarios en Barcelona, en el primer tercio del siglo XX.

El padre Gafo —superior del convento de Santo Domingo el Real (Madrid) por ausencia del prior— fue detenido por la brigada Amanecer, de García Atadell, el 11 de agosto de 1936 y encarcelado en la prisión Modelo de Madrid. El día 4 de noviembre fue asesinado al salir de la cárcel. Las gestiones realizadas, entre otros, por el socialista Teodomiro Domínguez para encontrarlo y salvarle no tuvieron éxito.

El 28 de octubre de 2007 fue beatificado por el papa Benedicto XVI junto a otros cuatrocientos noventa y siete mártires españoles muertos en los años 1934, 1936 y 1937.

Obras de ~: “Boletines de cuestiones sociales” y “Crónicas científico-sociales de España”, en La ciencia tomista (Salamanca), años 1911-1934; “Boletín de cuestiones sociales”, en La ciencia tomista (Salamanca), 1912, págs. 455-481; con I. Acevedo, Polémica sobre socialismo y catolicismo, Barcelona, Imprenta Unión Obrera, 1923 (reed. por E. González López, Gijón, Silverio Cañada, 2002); El momento social de España, Madrid, Centro de Intercambio Intelectual Germano-Español, 1929 (conferencia del 27 de febrero de 1929); “La nueva iniciativa social”, en La ciencia tomista (Salamanca), 1931, págs. 174-215; “El P. Gerard, recuerdos”, en La Gaceta Regional de Salamanca, 2 (2 de febrero de 1932); “Rotulaciones católicas”, en El Pensamiento Navarro, 6 (4 de julio de 1933); “Tradicionalismo social”, en El pensamiento navarro, 26 de septiembre de 1934, pág. 1; El sindicalismo obrero profesional, Bilbao, Imprenta Gaviria y Marco, 1934 [publicado también como coleccionable en El Pueblo (Bilbao) entre mayo y junio de 1934]; La huelga, Madrid, Junta Central de ACE, 1935.

Bibl.: F. del Valle, “Gafo, José”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de la Historia Eclesiástica de España, vol. II, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1972, pág. 967; J. L. Suárez, “El dominico Padre Gafo. Una vida dedicada al sindicalismo libre”, en Vida nueva (Madrid), 956 (16 de noviembre de 1974), págs. 23-31; S. Carrasco, Los sindicatos de los dominicos Pedro Gerard y José Gafo. De la innovación neotomista a la Dictadura, tesis doctoral, Bellaterra, Universidad Autónoma de Barcelona, 1982; S. Carrasco y L. Vila, “The Social Contribution of Pedro Gerard (1871- 1919) and José Gafo (1881-1939)”, en Symposium The Dominican Contribution of Social Ethics in de 20th Century (Roma), del 25 al 29 de septiembre de 2002; E. González López, “El padre José D. Gafo Muñiz ante la revolución de 1934”, en La ciencia tomista (Salamanca), t. 129, 419 (septiembrediciembre de 2002), págs. 547-587; E. González Rodríguez (ed.), Quiénes son y de dónde vienen. 498 mártires del siglo XX en España, Madrid, Conferencia Episcopal Española-EDICE, 2007, págs. 258-259. Salvador Carrasco Calvo”.

En otro lugar podemos encontrar ampliada la relación de hechos que vinculan su formación universotaria con su activismo sindicalista y su posterior muerte (Fuentes Artículo José Gafo publicado en “/www.dominicos.org” consultado el 23 de septiembre del 2011):

“Síntesis biográfica

Nace en Tiós (pueblo del concejo o municipio asturiano de Lena) el 20 de octubre de 1881. Comienza a los once años los estudios de Latín, guiado por el coadjutor de su parroquia. Simultanea las lecciones en lengua clásica con las tareas en los trabajos de campo, ayudando a sus padres. De niño siente inclinación por la Iglesia y ayuda de monaguillo en los cultos. El 21 de septiembre de 1896 toma los hábitos de Santo Domingo en el colegio-convento de Corias (Cangas del Narcea), donde estudia también Filosofía. Con la esperanza de estudiar Teología pasa al convento de San Esteban de Salamanca, gustándole mucho ya por entonces la problemática obrera y social, temática que no abandonaría durante el resto de la vida. Siendo todavía estudiante inicia las controversias en la revista Ideales.

 

Estudios

Estudió filosofía en Corias y teología en Salamanca, presbítero a finales de 1905; desde la ordenación hasta 1936 su vida fue una no interrumpida campaña apostólica a favor de la clase obrera. Estuvo en el colegio de Vergara (Guipúzcoa), de 1907 a 1911, donde tuvo contacto con el gran sociólogo P. Pedro Gerard; en Santo Domingo el Real de Madrid colaboró con artículos de carácter social en la prestigiosa revista «La Ciencia Tomista», rector del colegio de Oviedo (1918-1921), de nuevo en Vergara y de nuevo en Santo Domingo el Real. Con el P. Tomás Sánchez Perancho recorrió de manera discreta buena parte de España en busca de información sobre la situación de los obreros y la cuestión social; en Barcelona recibieron información directa de Ángel Pestaña. Desempeñó el cargo de consejero de trabajo desde el cual inspiró la creación de comités paritarios; en 1932 estuvo encarcelado en el penal de Ocaña, donde realizó gran labor apostólica a favor de los presos; elegido diputado a Cortes en 1934 por la provincia de Navarra, en representación de los sindicatos católicos. Buen religioso, observante y en la actuación externa un hombre excepcional.

 

Trayectoria

Tras recibir las órdenes sacerdotales, es en su pueblo natal, Tiós, donde canta su primera misa, en la Navidad de 1905. Seguidamente se va como profesor de Segunda Enseñanza a Vergara (Guipúzcoa), donde estará cinco años explicando Ética, Historia y Derecho. A la vez es profesor de Economía en la Escuela de Comercio. Colabora en las revistas de su Orden: El Santísimo Rosario, de Vergara, y Ciencia Tomista, de Madrid. Impulsó el sindicalismo católico, con los calificativos de Libre o Profesional. El febrero de 1914 fundó el Sindicato de Ferroviarios Libres de Madrid, con la misma estructura de los sindicatos católicos pero sin el distintivo de católico. En verano de 1923 viajó a Barcelona y se entrevistó con Ramón Sales, dirigente de los Sindicatos Libres, impulsando el proceso de unión de los Sindicatos Católico-Libres del norte de España con los Libres de Barcelona, que cuajaría a finales de año con la constitución en Pamplona de la Confederación de Sindicatos Libres de España. Fue miembro del Consejo de Trabajo de la dictadura de Primo de Rivera. Quedó postergado con la proclamación de la Segunda República Española en 1931, y apoyó el intento de golpe de estado del general José Sanjurjo del 10 de agosto de 1932. En las elecciones de noviembre de 1933 fue elegido diputado por Navarra en la candidatura del Bloque de Derechas. En diciembre de 1934 firmaba el manifiesto del Bloque Nacional, inspirado por José Calvo Sotelo y se manifestaba partidario de la acción extraparlamentaria, siguiendo la trayectoria de la extrema derecha tradicionalista.

Obras

El padre Gafo es autor de las siguientes obras:

Doctrina del Sindicalismo libre (Vergara, 1923)

Polémica (Barcelona, 1923)

El momento social de España: hechos e ideas, conferencia (Madrid, 1929).

Logros alcanzados

Se va a Madrid como redactor de Ciencia Tomista, máximo exponente de las teorías de la O.P., donde tiene a su cargo la sección «Crónicas Científico—sociales de España» y colabora en el «Boletín de cuestiones sociales». Intenta organizar a las masas obreras —cuyos condiciones, como también la de los campesinos, conoce tras recorrer España con tal propósito—, alejándolas por igual del marxismo y de las tácticas puestas en marcha por los sindicatos católicos. Con motivo de la huelga ferroviaria de 1912 el P. Gafo presta su concurso para que organicen el Sindicato Ferroviario de Madrid. En el mes de febrero de 1914 funda el primer Centro de Sindicatos Libres.

En 1918 viene a Oviedo con la misión de dirigir el colegio de Enseñanza Media (Colegio Santo Domingo) que la Orden tiene en la capital asturiana. Permanece tres años al frente del mismo sin abandonar tampoco las luchas sindicales ni la dirección de la Academia Santo Tomás.

Da conferencias por las cuencas mineras asturianas y polemiza con Isidoro Acevedo, director del semanario socialista La Aurora Social. Siendo presidente de la Academia Santo Tomás, consigue agrupar a los estudiantes universitarios y del magisterio bajo sus auspicios.

Desarrolla un cursillo de conferencias bajo el título de «Puntos de coincidencia entre el Catolicismo y el Socialismo». Retorna a Vergara en 1921, donde estará cinco años volcado en la docencia, la cuestión social y el fortalecimiento de la Confederación de Sindicatos Libres del Norte de España.

En 1926 se reincorpora a la redacción de La Ciencia Tomista. Desde sus columnas y las crónicas «La situación religiosa en España» ataca de frente la conducta de los católicos convencionales, levantando con ello una tormenta de protestas.

Con la Dictadura del general Miguel Primo de Rivera, éste le nombra vocal de la Comisión Interina de Corporaciones en el Ministerio de Trabajo, encargada de organizar los Comités Paritarios. Más tarde es vocal del Consejo de Trabajo en el mismo ministerio.

Interviene en varios debates en el Congreso y forma parte de distintas comisiones parlamentarias, en las que se muestra muy tolerante.

Después de la Revolución de Octubre de 1934 viene a Asturias e intenta la reconciliación de las clases sociales.

Muerte

Fue vilmente torturado hasta su muerte, no renunciando a su principios e ideas religiosas. Por ausencia del prior estaba en funciones de superior del convento de Santo Domingo el Real en julio de 1936, procuró poner a salvo tanto a sus hermanos como a las dominicas del monasterio vecino; con otros religiosos estuvo en una pensión unos veinticinco días; optimista, con fe ciega en las clases populares, pero sobre todo en la masa obrera; hasta escribió una carta a Indalecio Prieto confiándole el cuidado de los libros y documentos del P. Luis G. Alonso Getino y los suyos propios, pero todo se destruyó. Lo detuvieron el 11 de agosto por su condición de sacerdote y religioso; estuvo en los calabozos de la dirección general de seguridad hasta el día 14, en que lo llevaron a la cárcel Modelo; lo colocaron en la misma galería en que estaban los PP. Alfredo Fanjul e Isabelino Carmona, comprendidos en esta Causa. Muy consciente de que se buscaba la eliminación y exterminio de los sacerdotes y religiosos por razón de su fe. Lo sacaron en la noche del 3 de octubre, al grito de: Padre Gafo, en libertad. Fue martirizado al amanecer del 4 de octubre a pocos pasos de la puerta de la cárcel; al contemplar la foto de su cadáver acribillado a balazos el agustino P. Carlos Vicuña, compañero de prisión, exclamaba: «Parecía dormido el gran batallador católico». Fuentes Artículo José Gafo publicado en “/www.dominicos.org” consultado el 23 de septiembre del 2011”.

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.