Sin categoría

Católicos y científicos: Inés Joyes y Blake, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Inés Joyes y Blake, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

2018 coincide con el III centenario del nacimiento de Maria Gaetana Agnesi . Ella junto con Laura Bassi fueron científicas católicas italianas cuyas vidas son un ejemplo a proponer como conciliación ciencia-fe para el 11 de febrero en el que se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. De manera providencial, la fecha coincide con el día de la fiesta de la Virgen de Lourdes, que conmemora la primera aparición de la Virgen a Bernadette Subirous en la localidad francesa de Lourdes. Otra mujer a proponer, también católica, es la ilustrada Inés Joyes y Blake ((1731-1808).

Nació en Madrid en 1731 en una familia católica, de madre francesa y de padre irlandés. Inés accedió a una formación intelectual profunda. Habló varios idiomas, entre ellos inglés, francés y español, y participó en tertulias y reuniones culturales que por aquel entonces organizaban los ilustrados. Tuvo seis hermanos. Se casó y tuvo nueve hijos.

En el año 1798, con 67 años, realizó la traducción del inglés de la novela filosófica “Rasselas, Príncipe de Abisinia”, de Samuel Johnson, siendo ésta la primera vez que la obra se traducía al español. En ella Inés incluyó, además, un texto propio en forma de carta, la “Apología de las mujeres en carta original de la traductora a sus hijas”, constituyendo la única de sus obras de que tenemos constancia. En aquel momento representaba ideas avanzadas acerca de la mujer en la época de la Ilustración. Dice Wikipedia “… formando parte de ese grupo de mujeres que en España y en Europa comenzaban a abrirse camino y a dejar en evidencia las desigualdades de género presentes en la sociedad occidental…” cometiendo un grave error: las diferencias mencionadas en la obra de Joyes son sexuales.

En dicha obra Inés escribe:

“Asignó Dios a cada sexo sus destinos, y conforme a ellos les dotó de aquellas propiedades que les convenían. Al hombre le dio la fuerza, a la mujer la perspicacia, y como de genio más blando y flexible, dispuso fuese su voto el segundo en las consultas. Sin embargo, no se halla en ninguna parte que prohibiese el que mandara soberanamente, pues vemos y se han visto en todos tiempos reinos gobernados por mujeres con mucho acierto y felicidad… Digan los hombres lo que quieran, las almas son iguales; y si por la mayor delicadeza de los órganos son las mujeres más aptas para un género de aplicación, y los hombres por su mayor robustez para otro, nada prueba esto contra nosotras”

La reivindicación de la educación hacia las mujeres por parte de Inés Joyes se hace sin abandonar en absoluto la fe católica, como insinúan que lo hizo muchos de quienes la estudian en la actualidad, tergiversando la realidad con argumentos pertenecientes al discurso de género, queriendo ver en ella lo que verdaderamente no fue.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.