Opinión

Católicos y científicos: Hugo Obermaier, por Alfonso V. Carrascosa, científico del MNCN-CSIC

Católicos y científicos: Hugo Obermaier, por Alfonso V. Carrascosa, científico del MNCN-CSIC

En el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) se exhibe exposición “Arte y Naturaleza en la Prehistoria”, que recoge parte del interesante trabajo desarrollado por la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, que continuaron desarrollando un conjunto de científicos católicos una vez adscrito el MNCN al CSIC. Uno de ellos fue Hugo Obermaier (1877-1946). Además de científico, el alemán fue cura católico, por lo que evidentemente recibió religión en la escuela.

En 1922 gana la cátedra de «Historia Primitiva del Hombre» en la Universidad Central de Madrid y se le otorga una plaza en la Academia de la Historia. Vinculado al “Institut de Paléontologie Humaine” de Paris, fundado por el príncipe Alberto I de Mónaco, colaboró con la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, siendo el Conde de la Vega del Sella quien le vinculó a ella. Iniciada la II Guerra Mundial, no pudo volver a Francia por su condición de Alemán. En 1936 el estallido de la Guerra Civil le cogió en Oslo, representando a España en el Congreso Internacional de Arqueología Histórica y Protohistoria, y decidió no regresar a Madrid.

Tal vez la doble condición de Obermaier de científico y cura sea el origen de que en la mencionada exposición se encuentre, entre los objetos personales de los paleontólogos, el rosario que se muestra en la fotografía. O tal vez no fuera de su propiedad, ya que fueron varios los científicos católicos practicantes que trabajaron en dicha comisión, científicos tales como el Marques de Cerralbo o Juan Cabré, de quienes ya hemos hablado con anterioridad en esta web.

Tras fallecer en 1946, el 23 de junio de 1951 se fundó en la Universidad de Ratisbona la «Sociedad Hugo Obermaier para el estudio de la Edad del Hielo y sus culturas», la cual prosigue hasta la fecha sus actividades. Obermaier contribuyó al fomento de la visión conciliadora de la Teoría de la Evolución con la fe católica. Y hasta aquí los datos científicos de este artículo divulgativo.

Añado una reflexión sobre algo obvio: cuando a los contenidos científicos de mis artículos en Ecclesia, que pretenden divulgar conocimiento con poca visibilidad sobre las científicas y los científicos creyentes, se añaden mis opiniones, normalmente referidas en primera persona, estas opiniones no son ni las del CSIC, ni las del MNCN, ni las de la Comisión Mujeres y Ciencia a la que también sirvo en la actualidad. Aclaro esto no sea que alguien piense que en esas instituciones todas y todos piensan como yo. Por eso, más abajo en mi semblanza, se incluye una mención a todo ello.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.