Opinión

Católicos y científicos: Fructuoso Plans, por Alfonso V. Carrascosa

Fructuoso Plans Pujol (1833-1890) fue un insigne profesor universitario, científico, que profesó la fe católica de modo relevante y público, escribiendo en muchas ocasiones sobre su pensamiento religioso, algo que aun a día de hoy es aprovechable para nosotros. La mejor fuente de conocimiento es el «Elogio fúnebre del Catedrático de Farmacia de la Universidad de Barcelona y miembro de su Academia de Ciencias y Artes de Barcelona» escrito por Joaquín Mª Salvañá Comas en 1892, en cuyo encabezamiento se recoge lo que Font Boter en 1890 dijo de él: «… todos los conocimientos privados y públicos de la vida del Dr. Plans no fueron sino irradiaciones de la fe católica, en cuyo seno fecundísimo había instruido su inteligencia, fiel amante de la verdad, y su corazón siempre apasionado por el bien…».

De familia humilde y piadosa, en 1855 se licenció en Farmacia y en Ciencias Naturales. Inicialmente profesor de Elementos de Física y Química y Nociones de Historia Natural en un centro privado. En 1861 ingresó como profesor ayudante de la Facultad de Farmacia y de la Facultad de Ciencias Sección Naturales. Catedrático del Instituto Provincial de Gerona, se doctoró en Farmacia y obtuvo en 1863 la Cátedra de Materia Farmacéutica Animal y Mineral de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Santiago. Cabe destacar su estudio científico para la prensa técnica: ‘El sentido católico en las Ciencias Médicas’.  Algunas de sus obras para la docencia universitaria fueron:

‘Lecciones de Historia Natural aplicada a la Farmacia y la Materia Farmacéutica’ (1867)

‘Lecciones de Historia Natural aplicada a la Farmacia y Farmacología natural’ (1872)

‘Apuntes para unos elementos de geología farmacéutica’ (1877)

‘Lecciones de Botánica Farmacéutica. Lecciones de Farmacofitología’ (1832-1890)

‘Teoría de la farmacología natural’ (1869), 1882 Medalla de Plata Exposición Nacional  Farmacéutica de Madrid.

‘Lecciones de Farmacozoología y de Mineralogía y Geología Farmacéuticas’ (1880), Medalla de Oro en la Exposición de Barcelona (1888).

Actuó como  vocal de Tribunales de oposiciones a cátedras. Explicó Historia Natural y Agricultura en diferentes colegios. Era corresponsal del Colegio de Farmacéuticos de Madrid y Socio de Honor del de Barcelona, Socio de la disuelta Sociedad Filomática, individuo de la Sociedad Española de Historia Natural, miembro de honor y vocal del jurado de la Forestal, socio protector de la Academia Médico-Farmacéutica, socio y presidente de sección de la Academia Filosófico Científica de Santo Tomás de Aquino, miembro honorario de la Sociedad Médico Farmacéutica de los santos Cosme y Damián, antiguo socio de las Conferencias de San Vicente de Paúl. Fundador de la Escuela Católica del Niño Jesús para niños pobres, escribió libros para material didáctico para la enseñanza intuitiva en Escuelas Primarias como ‘Museo de Historia Natural’ (1875) y  ‘Cartilla de Agricultura’ distinguida  con mención honorífica del Ministerio de Fomento.

Plans fue 37 años  Académico Numerario de la Real Academia de Artes y Ciencias de Barcelona. Ocupaba el número cuatro del escalafón del personal y era el decano de la sección de Historia Natural. Fue repetidamente director secretario y encargado de gabinete de la misma. Desempeñó varias veces los cargos de secretario segundo vicesecretario general y tesorero de la Academia. Nunca quiso ocupar los primeros puestos de la Junta de Gobierno. En 1887 se trato de nombrarlo vicepresidente, añadiendo a la antigüedad el mérito y sus dotes para aproximar entre sí ciertos elementos un tanto distanciados, pero llegado el día de la elección usando de un derecho reglamentario se declaró así mismo exento.

En cuanto a estudios suyos leídos en la Real Academia de Artes y Ciencias de Barcelona: Trabajos presentados en la Academia: ‘Causas que dificultan el estudio de la botánica’ ‘Teoría de los órganos fundamentales de las plantas y ventajas que resultarían de su admisión’ ‘Extractos de Historia Natural’   ‘Nota sobre el Polypodium canariense y la calaguala de Canarias’, ‘ Memoria sobre una Viverra malaccensis Gmelin’, ‘ Nota sobre un Hyrax de la colección zoológica de esta Facultad de Farmacia’, ‘ Nota sobre un Moschus moschiferus de la misma colección’ y ‘ Memoria sobre dos Viverridas recibidas de Filipinas’.

En cuanto a sus creencias: ‘…defendió con entusiasmo las doctrinas de los insignes doctores de la Iglesia Católica con relación a los estudios experimentales, siendo notabilísma bajo este punto de vista su ‘Oración inaugural del curso académico de 1881 a 1882’ donde dejó escrito ‘No son pues, no, los supuestos defectos de la doctrina católica, llevada a la más sublime perfección por el Sol de la Iglesia, el origen de la repugnancia con que algunos espíritus pusilánimes  o preocupados la miran, la ligereza con que otros la juzgan, creyendo hacer traición a sus esclarecidos ingenios ocupándose en el estudio de la Ciencia que afirma y de las verdades que se enseña…Volvamos por la fe y volveremos por nuestro honor científico’.

En el discurso leído en la solemne velada que celebró la Asociación de Católicos de Barcelona el 24 de marzo de 1887 en Honor del Patronato de San José sobre la Iglesia Católica Romana Plans explicó la tesis de que ‘…la declaración Pontificia de dicho Patronato fue un suceso importante en el orden político trascendente para la sociedad y muy consolador para los fieles’ y terminó así:  ‘La Asociación de Católicos entiende la filosofía en el sentido pitagórico y tomístico de amor a la verdad, objeto final y realidad de la sabiduría, y de ningún modo como expresión a todas luces reprobable de hacer a la razón humana independiente de Dios y declarar la juez y responsable de los fenómenos ideológicos y naturales. Y porque así entiende la filosofía procura difundir todos los conocimientos informando los en la verdad católica y desechando por consiguiente ya el concepto lato y universal que algunos modernos aplican a la filosofía, ya el método semi racionalista con que Descartes abrió la puerta a las doctrinas de Kant, Fichter, Hegel, Cousin y otros autores. En una palabra, cuando ha de ocuparse en asuntos de la más alta metafísica, ya sea con relación a las partes subjetivas de esta ciencia ya sea aplicándolas a la resolución de problemas que se refieren a la vida del hombre o al régimen de la sociedad, funda y desarrolla el proceso filosófico o científico acomodándose a los principios de la filosofía del grande doctor de Aquino, filosofía que según nuestro Santísimo padre León XIII, responde a las necesidades no solo de una época sino de todos los tiempos y es muy a propósito para vencer los errores que siempre renacen’.

El doctor Plans profesaba con tanta sinceridad y vehemencia como buena fe las doctrinas católicas pero ilustradas científicas de Santo Tomás de Aquino, en cuyas obras buscaba su relación con las ciencias naturales, así que su fervor religioso era apreciable por leal desinteresado, hijo de conocimientos y estudios y como catedrático y hombre de ciencia.

 

 

Print Friendly, PDF & Email