Firmas

Católicos y científicos: fray Saturio, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: fray Saturio, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Mañana se cumple el 90 aniversario del nacimiento del más importante naturalista español del siglo XX: el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente. Nos lo está recordando toda esta semana TVE 2, que comenzó ayer emitiendo en Imprescindibles un documental dedicado a su persona y titulado El Animal Humano, y que hoy, mañana y finalmente con el Escarabajo Verde terminará de rememorar a este fenómeno que decía “Dios perdona siempre, el hombre a veces, la Naturaleza nunca”.

Su figura fue forjada por un gran amor al campo, una pasión por el Arte de la Cetrería –cazar con aves rapaces- y los primeros apoyos que recibió de militares y cazadores, y que le catapultaron a prensa, radio y finalmente la recién creada Televisión Española. Glosamos hoy a Saturio González Salas (1875-1958), Fray Saturio, monje de Silos con quien Félix aprendió que los nidos de azor se encuentran en los boques.

Saturio González Salas se licenció en Ciencias Naturales en Madrid. Junto con su hermano Norberto González, fueron colectores del Museo Británico, al que enviaron animales para ahcer el Catálogo de Mamíferos de Europa del Este de 1912. Además Fray Saturio practicó la paleontología –llegó a excavar con otro cura católico benedictino, Henri Breuil, las cuevas de Salas de los Infantes, Lerma y Burgos-, arqueología, etnografía, y recibió su formación humanística y religiosa en la misma abadía benedictina de Santo Domingo de Silos, donde acabó siendo director del Museo de Silos. Además ejerció de boticario del monasterio, donde fue responsable del herbolario, y formó en botánica y maceración de plantas al burgalés Albino Ortega, a la postre creador del famoso licor Fray Alkuino, que todavía se comercializa en la Abadía del Valle de los Caídos.

El caso es que si la Iglesia Católica fuera enemiga de la ciencia, no debería haber existido Fray Saturio, que además ayudó al mejor naturalista español del siglo XX, el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, el cual gracias al arte de cetrería consiguió hacerse famoso para, desde la tele, convertir a la sociedad española en conservacionista, y a España en el primer país en el que se derogó la persecución de las rapaces y del lobo. Pero además, son multitud las vidas que Félix salvó desde que pusiera en marcha hace ahora precisamente 50 años, Operación Baharí: un sistema de ahuyentar patos de los aeropuertos con aves rapaces practicando la cetrería, algo que su bella esposa –Marcelle Parmentier, que aparece junto con él en la foto- ha estado haciendo hasta hace nada mediante la dirección de la empresa Alcándara de la Matilla en el aeropuerto de Barajas. Los choques de aviones con pájaros que este sistema ha evitado es algo que también merece la pena recordar en este 2018.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.

Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.