aula-dei
Opinión

Católicos y científicos: Estación Experimental Aula Dei (EEAD-CSIC), por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Estación Experimental Aula Dei  (EEAD-CSIC), por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Estamos en el Año Internacional de los Suelos 2015, porque la FAO ha tenido a bien llamarnos la atención sobre la importancia de los mismos.

Recién conmemorados los 75 años de la puesta en marcha del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), fue precisamente en él donde se institucionalizó la investigación científica de los suelos que se llama edafología. Uno de los centros de investigación donde dicha disciplina se practicó fue precisamente la Estación Experimental “Aula Dei” (tribunal de Dios, en español) de Zaragoza. Detrás de su puesta en marcha en 1944 destaca la figura de Jose Mª Albareda, zaragozano, por entonces secretario general del CSIC, doctor en farmacia y en química, experto en edafología, miembro del Opus Dei , que se ordenaría sacerdote y terminaría siendo el primer rector de la Universidad de Navarra. Albareda fue, junto con Ibáñez Martín –de la Asociación Nacional Católica de Propagandistas- fundador del CSIC.
Albareda quería obtener conocimiento aplicado y útil a la agricultura, y para ello impulsó de manera determinante la edafología, ciencia que estudia el suelo. La EEAD tomó su nombre de la cartuja zaragozana homónima. En su sello, probablemente el único de un centro del CSIC que tiene el Árbol Luliano -que representa la unidad de todas las ciencias, cuyo fin último es conocer a Dios, y que diseñara el beato Ramón Llul- que es el emblema de dicha institución, un escudo alusivo al que fuera el primer nombre que la EEAD recibiera, el de Estación Experimental de Cogullada, en referencia al Monasterio de Sta. Mª de la Cogullada en cuyas proximidades estuvo pensado erigirlo, aunque finalmente se haría cerca de la Cartuja Aula Dei. El escudo recoge la figura de tres aves, de la especie cogujada, denominadas así por tener un moño de plumas que recuerda la capucha de los monjes.
En la EEAD desarrollaron su actividad científicos católicos como Enrique Sánchez-Monge y Parellada –primer catedrático de genética de España- o Juan Ramón Lacadena –que sustituiría a aquel. En la EEAD se van a realizar conferencias de mucho interés sobre la importancia de la edafología.
El desarrollo científico español del siglo XX fue llevado a cabo gracias al concurso de muchos católicos, de la Iglesia Católica en ellos al fin y al cabo.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.