Opinión

Católicos y Científicos: El padre Kino, por Alfonso V. Carrascosa

Corren malos tiempos para el descubrimiento de América y lo que los españoles llevamos a cabo allí, pero no por ello podemos dejar de hablar de quienes fomentaron el desarrollo de la ciencia y la fe al tiempo que evangelizaron a nuestros hermanos americanos, como es el caso del padre Kino (1645-1711). Las otras formas menos populares de referirse a él son las de Eusebio Francesco Chini o Eusebius Franz Kühn que fue misionero, explorador, cartógrafo, geógrafo y astrónomo jesuita, de la entonces región española austriaco-italiana, al que se le recuerda hoy por su contribución a la evangelización del noroeste de México y el Suroeste de Estados Unidos, fundando 20 misiones y entablando relaciones entre los indígenas y las instituciones religiosas que representaba de manera cristianamente modélica. Misiones y ciencia nuevamente unidas en una persona concreta. Además, el pasado viernes, el Papa Francisco reconoció sus virtudes heroicas.

Estudió religión en la escuela, con los jesuitas de Trento. Luego siguió con los jesuítas de Hall, cerca de Innsbruck, Austria, interesándose siempre de manera relevante por las ciencias y las matemáticas. Tras terminar sus estudios teológicos, fue invitado por el duque de Baviera para ocupar las cátedras de ciencias y matemáticas en la Universidad de Ingolstadt, a lo que se negó por su vocación misionera, por haber solicitado ir a China, tocándole en suerte Nueva España –el actual Méjico- donde se fue: fue donde no le apetecía porque creyó que eso era la voluntad de Dios. Es decir, dejó una posición absolutamente acomodada en la que habría vivido como un pachá ganando mucho dinero, fama y prestigio, por un destino más que incierto sin nada de eso. ¿Por qué lo haría?.

 Su primer destino fue la península de Baja California Sur,  donde escribió su ‘Exposición astronómica’.  Llegó a las costas del Mar del Sur (Océano Pacífico), logró la amistad de los nativos y estudió sus lenguajes mientras bautizaba. Pero llegado el momento, y siendo misionero sin misión, pidió a su jefe provincial ir a trabajar entre las tribus seris de Sonora,  cerca de la península de Baja California, a donde cabalgó hacia la que sería la misión de su vida, a un lugar, la Pimería Alta, parte norte de Sonora y sus inexplorados desiertos ubicados al noroeste de la Nueva España. El Padre Kino llegó a Sonora en 1687 y hasta su muerte en 1711 cabalgó fundando misiones por todo el norte del actual estado mexicano de Sonora y sur del actual estado de Arizona, Estados Unidos, encontrando y describiendo rutas terrestres para viajar hacia la península de Baja California y atender a los nativos de aquella zona. Asimismo, recorrió gran parte de lo que hoy se conoce como el estado de Arizona, evangelizando, explorando y tomando apuntes.

Introdujo la ganadería y los métodos de cultivo modernos, comprobó que la Baja California es una península y no una isla como pensaban algunos en esa época, y bautizó a millares de nativos (gentiles), siendo diplomático y prudente. En su calidad de cosmógrafo real, realizó observaciones astronómicas, algo muy propio de quienes ostentaban dicho cargo gracias a la entonces mejor formación astronómica que podían disfrutar quienes entonces constituyeron el grueso de la etapa cede la ciencia española conocida como Ciencia Barroca, continuadora de la anterior etapa denominada Ciencia Imperial.

Además y en sintonía con muchos misioneros de la época, aprendió las lenguas nativas, enseñó a leer y a escribir a miles de personas. En su libro ‘Favores celestiales’ narró las aventuras y desventuras de su vida desde 1687 hasta 1706, cinco años antes de su muerte. Con la fundación de más de 20 misiones y 40 exploraciones, algunas de sus obras científicas fueron:

-Relacion puntual de la entrada que han hecho los españoles Almirante D. Isidro de Atondo, y Antilo[n] en la Grande Isla de la California este año de 1683 à 31 de março sacada de carta de dicho Almirante de 20 y del Padre Eusebio Fra[n]cisco Kino de la Co[m]pañia de Iesus de 22 de abril, sus fechas en el puerto de la Paz. México: Por la viuda de Bernardo Calderón, [1683]

– Relacion brevissima de la entrada grande desde la costa, hasta la contra costa de las Californias o carolinas, que se hizo desde 14 de Dize., de 1684 anos hasta 13 de Henero de 1685, manuscrito.

– Delineatio nova et vera partis australis Novi Mexici : cum australi parte insulae Californiae saeculo priori ab hispanis detectae, [München]: [Typis Mariae Magdalena Rauchin], [1703]

– Tabula Californiae, anno 1702: ex autoptica observatione delineata a R. P. Chino e S. I. [Augsburg]: [P. Martin, und J. Veith], [1726]

– Arte de la lengua névome: que se dice pima, propia de Sonora: con la Doctrina christiana y Confesionario añadidos. San Augustin de la Florida: [s. i.], 1862. Hay edición moderna (New York: AMS Press, 1970)

Etc.

Dice Belén Navajas, cuya tesis doctoral fue sobre el padre Kino, que cuando Kino llegaba por primera vez a un pueblo, se sentaba en el suelo, en círculo, a conversar con sus habitantes –como era la costumbre pima- y les hablaba de Dios y les enseñaba en sus mapas cómo había llegado desde Europa atravesando el océano. Y escuchaba lo que los pimas tenían que decirle. Cuando era recibido –como forma de agasajo- con bailes y cantos, lejos de escandalizarse, como hacían otros, lo agradecía con sinceridad y animaba a los soldados, que en alguna de sus entradas le acompañaban, que se unieran a la celebración. Resulta sorprendente que normalmente fuera bien recibido y que Kino no mostrara sorpresa ante el buen recibimiento, ya que esto no sucedía en todos los territorios de misión, pero sí mostraba una gran gratitud. A él se deben los primeros mapas exactos de las zonas donde misionó. San Junípero Serra tomó el relevo a Kino y siguió fundando misiones hacia el norte. Buena parte de la información de este artículo ha sido tomada de Wikipedia, donde se puede encontrar mucha más.

Print Friendly, PDF & Email