Opinión

Católicos y científicos: Cristóbal Halffter, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Cristóbal Halffter, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Se conmemora el 50 aniversario de la creación de la Universidad Autónoma de Madrid, una universidad de gran nivel académico internacional, tenida por algunos como muy progresista, pero de unas inequívocas raíces católicas, como hemos puesto de manifiesto aquí, en Ecclesia Digital, al hablar de sus fundadores Jose Luis Villar Palasí, Luis Sánchez Agesta y Gratiniano Nieto . El famoso compositor madrileño Cristóbal Halffter (1930-) fue habitual en los conciertos de música organizados en los años 70 por la entonces recién creada UAM. Poco conocida es su enorme sensibilidad espiritual, de la que ahora damos cuenta.

Siendo entrevistado por su obra «Ave María» una pieza escrita para una celebración privada, dijo:

«Está hecho para que la cante el pueblo, las gentes normales. Yo soy contrario a esas cosas que se cantan en la iglesia, acompañadas de guitarra o de cualquier otro instrumento que tengan a mano, que son tan poco musicales, a la moda de lo profano», añade el compositor. «He hecho una cosa que creo que es de nuestro tiempo, pero que está en la línea de la música religiosa que deben cantar los feligreses».

 En otra entrevista se tratan temas de espiritualidad, donde se puede profundizar en la sensibilidad al respecto del compositor:

P.-Halffter, se ha metido usted en un buen lío: Don Quijote, el Teatro Real, el siglo XXI… ¿sólo

así encuentra el artista su razón de ser: frente a la comodidad?

R.-Yo creo que sí. Hemos olvidado lo que el arte ha representado en nuestra cultura: deberíamos recordar. Por ejemplo, en torno a 200 kilómetros de París, en un plazo de 80 años, plena Edad Media, se están construyendo ocho catedrales góticas, en lugares con poblaciones mínimas, como Chartres, ¿de dónde sacaban tanta mano de obra? Y los artesanos, ¿cómo se transmitían los conocimientos? Era gente que tenía muy pocos datos pero poseían un conocimiento de la naturaleza y una sensibilidad superiores: tal vez así suplieran las carencias materiales. Eran pobres con una gran riqueza espiritual. Ahora hay muchas más personas que no pasan hambre, pero espiritualmente son pequeñísimas. ¿Por qué no hacemos compatibles las dos cosas?

P.-Hay una impresión general de vuelta a la espiritualidad, que por ejemplo en la música es

bastante evidente.

R.-Sí, yo también lo creo.

P.-Incluso parece una búsqueda desesperada.

R.-Creo que sí, yo estoy muy esperanzado. Hay algo muy curioso, que es lo que está sucediendo con El camino de Santiago: es impresionante, desde mi casa de Villafranca se ven riadas de peregrinos. Algunos van por turismo o lo que sea, pero muchos lo hacen con sentido espiritual, y dicen que pisar la tierra durante ese tiempo les cambia la vida: ver cómo amanece, cómo está la Luna, si llueve, y sentir que eso se ha hecho durante muchos siglos…

Print Friendly, PDF & Email