Firmas

Católicos y científicos: Avelino Rodríguez Alonso, OSA, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: Avelino Rodríguez Alonso, OSA, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Lo del martirio de san Esteban sigue en la actualidad, y si no sólo visitar la web de Ayuda a la Iglesia Necesitada, o buscar por Iglesia Perseguida. El siglo XX fue declarado el siglo de los mártires. Las cifras de asesinados por motivos religiosos de la Iglesia Católica sigue batiendo records. Este es el caso de Avelino Rodríguez Alonso, del que Francico Javier Campos y Fernández de Sevilla, OSA dice en el Diccionario Biográfico la Real Academia de Historia:

“Rodríguez Alonso, Avelino, Santiagomillas (León), 9.XI.1879 – Paracuellos del Jarama (Madrid), 28.XI.1936. Agustino (OSA), profesor del Real Centro Universitario de El Escorial, provincial, beato.

Ingresó en la Orden agustiniana en el Real Monasterio de El Escorial en 1896, profesando al año siguiente y realizando ahí la carrera eclesiástica, siendo ordenado sacerdote en 1904; posteriormente cursó la licenciatura civil de Derecho en la Universidad de Salamanca, desarrollando su actividad docente en el Centro Universitario de El Escorial, como profesor de Derecho Romano, donde también desempeñó el cargo de vicerrector, pasando posteriormente como director al Real Colegio Alfonso XII de El Escorial, siendo también consejero y superior provincial, cargo que desempeñaba en 1936.

Al ser elegido prior provincial, en 1933, trasladó su residencia al Colegio madrileño de la calle de Valverde, donde fue detenido, con los agustinos de la comunidad, y trasladados a la comisaría del Hospicio y a la cárcel Modelo. Por influencia de algún familiar se le ofreció la posibilidad de liberarlo, pero se negó mientras quedase en la cárcel uno de los suyos. Después de fusilar a algunos compañeros de prisión, el 15 de noviembre, fueron trasladados a la cárcel de San Antón —instalada en el antiguo Colegio de las Escuelas Cristianas, de la calle Hortaleza—, donde se reunió con el resto de agustinos de El Escorial y de la Residencia Católica de Estudiantes de la calle Princesa, allí detenidos.

A finales de noviembre fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado en Paracuellos del Jarama, el 28 de noviembre de 1936, junto a él otros doce compañeros agustinos: Benito Alcalde González —Villayermo (Burgos), 12.I.1883—; Bernardino Álvarez Melcón —Rosales (León), 31.VIII.1903—; Manuel Álvarez Rego de Seves —Sésamo (León), 15.IX.1908—; Juan Baldajos Pérez —Palencia, 30.III.1872—; Senén García González —Villarín (León), 15.VII.1905—; Samuel Pajares García — Rosales (Palencia), 26.VII.1907—; José Peque Iglesias —Rosinos de Vidriales (Zamora), 4.II.1915—; Marcos Pérez Andrés —Villasarracino (Palencia), 18.VI.1917—; Lucinio Ruiz Valtierra —Villanueva de Odra (Burgos), 12.II.1915—; Balbino Villarroel Villarroel —Tejerina (León), 30.III.1910—; Sabino Rodríguez Fierro —Cerezal (León), 7.XII.1874—; Jesús Largo Manrique —Calzada de los Molinos (Palencia), 13.VII.1912—.

El 28 de octubre de 2007 fue beatificado en Roma, por su condición de prior provincial el proceso de la causa de beatificación fue encabezada con su nombre como padre Avelino.

Bibl.: J. Llamas Simón, Mártires agustinos de El Escorial, San Lorenzo de Rl Escorial, Imprenta del Monasterio, 1940, pág. 29; D. Pérez de Arrilucea, Honremos su memoria, San Lorenzo de El Escorial, Imprenta del Monasterio, 1943, pág. 186; C. Vicuña Murguiondo, Mártires agustinos de El Escorial, San Lorenzo de El Escorial, Imprenta del Monasterio, 1945, págs. 35, 40-41, 47-48, 54-55, 64, 91, 95 y ss., 104, 117, 119-120, 123, 140, 146, 148, 165, 197, 200, 206, 218, 222-223, 226, 271, 274-277, 281, 287-294 (10 cartas) y 305; A. del Fueyo, Los Agustinos en la Revolución y en la Cruzada, Bilbao, Escuelas Gráficas de la Santa Casa de la Misericordia, 1947, págs. 153, 155 y 160; L. Camblor, Mártires agustinos del El Escorial: P. Avelino Rodríguez, San Lorenzo de El Escorial, Imprenta del Monasterio, 1953; M. Alonso Cantarino, Nuestro Colegio, Madrid, 1975, págs. 105-107; A. Montero, Historia de la persecución religiosa en España 1936-1939, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1961, págs. 147, 341 y 861; M. González Velasco, Autores Agustinos de El Escorial. Catálogo Bibliográfico y Artístico, San Lorenzo de El Escorial, Ediciones Escurialenses, 1996, págs. 901-903; Congregatio de Causis Sanctorum, “P.N. 822, Matriten. et Aliarum Beatificationis seu Decarationis Martyrii Servorum Dei Avellini Rodríguez, Sacerdotis Profesii, OSA, et 97 Sociorium ex Orine S. Augustini necnon 6 ex Clero Saeculari, in odium fidei, uti fertur, interfectorum († 1936)”, en Positio super Martirio, vols. I y II, Romae, Tipografía Guerra, 1993-1996”.

Su muerte relativiza cuando menos el actual discurso sin base científica alguna que sitúa a las ideologías relacionadas con el frentepopulismo como defensoras de la ciencia.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.

Alfonso V. Carrascosa Santiago

Alfonso V. Carrascosa es Doctor en Ciencias Biológicas y científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dedicado a la investigación en Historia y Documentación de las Ciencias Naturales en España (HISTORNAT). Coordina el Grupo de “Historia de la Microbiología Española” de la Sociedad Española de Microbiología (SEM), y realiza difusión de la cultura científica. “Como es obvio, lo manifestado en sus artículos no tiene por qué coincidir con el posicionamiento, ni reflejar los puntos de vista de las instituciones en las que desarrolla su actividad”.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.