Internacional

Catholic Relief Service refuerza su compromiso de lucha para combatir VIH-SIDA

Catholic Relief Service refuerza su compromiso de lucha para combatir VIH-SIDA

Este 1 de diciembre, Día Mundial del SIDA, Catholic Relief Services (CRS) refuerza su compromiso de seguir luchando para erradicar este padecimiento para el año 2030.

Aunque CRS trabaja desde hace 25 años en proveer servicios integrales en pacientes infectados por VIH-SIDA, hoy su labor radica en tres áreas claves: Prevención, tratamiento y, calidad de vida en pacientes.

Pero su énfasis es la erradicación de la transmisión madre-hijo para romper el ciclo del padecimiento.

“Buscamos prevenir VIH en mujeres en edad reproductiva con consejería, exámenes y tratamiento. En el pasado una embarazada infectada recibía medicamento pero al alumbrar se le suspendía. Eso trajo la muerte de muchas madres y dejó muchos huérfanos. Hoy hemos bajado drásticamente la mortalidad de madres dándoles medicamentos de por vida”, dijo el Dr. Mwayabo Kazadi, consejero técnico del programa VIH-SIDA para CRS.

A nivel mundial, CRS labora activamente en este rubro en 22 países, donde coordina 33 proyectos, beneficiando a casi 7 millones de pacientes.

Pero su lucha constante en esta área se lleva a cabo en África, donde radica la mayoría de los casos a nivel mundial. Los países del Africa Sub-Sahariana (Nigeria, Sudáfrica y Uganda) son los más afectados por este padecimiento a nivel mundial, dice el Dr. Kazadi. Tanzania y Zambia son dos de los países en donde más activamente laboran en dicho continente.

“En Tanzania, de casi 8,000 mujeres embarazadas infectadas con el VIH en donde el 75 por ciento podía terminar transmitiendo la enfermedad a sus hijos, después de dar tratamiento a las madres redujimos la transmisión a menos del 1 por ciento”, dijo el Dr. Kazadi, “estamos ayudando a salvar muchas vidas”.

En Latinoamérica y el Caribe, agrega, CRS tiene programas en Guatemala y en Honduras que socorren a niños huérfanos y vulnerables cuyos padres han sido afectados por el VIH/SIDA. Otros países donde CRS asiste son: Kenia, Lesotho, Malawi, Etiopía, Angola, Botswana, Cambodia, Chad, Timor del Este, Jordania, Líbano, Niger, Swaziland, Gambia, Vietnam, Nigeria, Rwanda y Cameroon.

Luchando por vidas

CRS apoya la opción B+, una terapia antiretroviral que se suministra de por vida a mujeres embarazadas o lactantes infectadas, además provee cuidado, tratamiento y ayuda a bebés con VIH. Otro de sus más importantes proyectos es el de niños huérfanos infectados.

Debido a su doctrina católica, CRS no promueve el uso del condón como método de prevención. Su postura frente a esta enfermedad es de abstinencia y de fidelidad entre las parejas. El Dr. Kazadi indica que mucho se avanzará con cambios en el comportamiento humano.

“Ahí radica todo, en el cambio del comportamiento humano”, agrega.

Según el Dr. Kazadi, uno de los avances vistos con esta enfermedad con el paso de los años es que hoy toda persona infectada puede sobrevivir con medicamento, a diferencia del pasado cuando los pacientes morían por falta de tratamiento.

Hoy existen 35 millones de personas infectadas con VIH a nivel mundial. De esos, 2 millones son niños. De los 35 millones de infectados, unos 19 millones desconocen estarlo. Y se cree que hay 5,600 nuevos casos detectados diariamente.

“Se ha logrado mucho, pero no podemos descansar porque perderíamos todo lo logrado en tan sólo unos meses. Necesitamos más fondos para investigación y provision de servicios”, dijo el Dr. Kazadi

El objetivo de CRS se alinea con el de la Organización de las Naciones Unidas de erradicar la epidemia del VIH-SIDA para el 2030.

De acuerdo con éste, las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en un 35 por ciento desde el 2000 (en un 58 por ciento entre los niños) y las muertes relacionadas con el SIDA han disminuido en un 42 por ciento desde su punto más alto del 2004. La respuesta mundial al VIH ha evitado 30 millones de nuevas infecciones y casi 8 millones (7.8 millones) de muertes relacionadas con el SIDA desde el 2000.

Pero agrega que el VIH sigue mostrando con dureza las desigualdades del mundo y que el SIDA no es aún cosa del pasado.

Por ejemplo, en América Latina, el número de nuevas infecciones por el VIH en el 2014 fue un 17 por ciento menor que en el 2000, mientras que en el Caribe, se redujo a la mitad entre el 2000 y el 2014. En lo que respecta a muertes relacionadas con el SIDA, éstas disminuyeron 31 por ciento entre el 2000 y el 2014, mientras que en el Caribe, se redujeron a menos de la mitad entre el mismo lapso.

Fuente: De Jacqueline Lerma para Catholic Relief Service

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email