Rincón Litúrgico

La primera pregunta

«Maestro, ¿dónde vives?» (Jn 1, 11) Señor Jesús, una experiencia de siglos nos ha impulsado a identificar a las personas con el país al que pertenecen, con la ciudad o la aldea en la que viven, con...

Búsqueda y encuentro

«Aquí estoy. Vengo porque me has llamado». El niño Samuel ha quedado consagrado a Dios en el santuario de Siló.  Durante la noche, oye una voz que le llama por su nombre. Y se dirige al sacerdote Elí...

Domingo II del Tiempo Ordinario (B)

Acabado el tiempo de la Navidad, comenzamos el tiempo Ordinario. La liturgia nos señala este domingo para nuestra reflexión personal y comunitaria dos aspectos de la vocación cristiana que están...

El Hijo amado

«Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco» (Mc 1, 11) Señor Jesús, sabemos que esas palabras estaban dirigidas al Siervo del Señor, al que se dedican los cantos que encontramos en la segunda parte...

Bautizado y revelado

«Mirad a mi siervo a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él, manifestará la justicia a las naciones… La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no...

Una palabra cercana

«El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1, 14) Señor Jesús, es asombroso el salto de la eternidad al tiempo. Creemos que la Palabra existía en el principio junto a Dios. Es  más, la...

La sabiduría y la palabra

«Desde el principio, antes de los siglos, me creó, y nunca jamás dejaré de existir… Arraigué en un pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su heredad». El Eclesiástico ha personificado a...

Ver al Salvador

«Mis ojos han visto a tu Salvador» (Lc 2, 30) Señor Jesús, me gusta contemplar la escena de tu presentación en el templo. Siempre me he sentido atraído por la figura de Simeón. Generalmente lo...

La familia y su profecía

En este domingo después de la Navidad celebramos la fiesta de la Sagrada Familia. El Sirácida recuerda que Dios honra al padre y afirma el derecho de la madre  (Eclo 3, 2-3). Y de ese proceder de...

El profeta y el ángel

«Yo suscitaré descendencia tuya después de ti. Al que salga de tus entrañas le afirmaré su reino. Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo» (2 Sam 7, 12.14). Dios había elegido a David...

El poder De Dios

«Para Dios nada hay imposible» (Lc 1, 37) Padre nuestro que estás en el cielo, recuerdo bien las dudas de Abrahán y de Sara cuando recibieron la noticia de que iban a tener un hijo en su avanzada...