Zona Cero

Un mundo sin Dios

Ayer fui, como muchas tardes sobre las 20:30h, a hacer deporte. Caminar rápido alternando a veces con correr. Vitoria –ciudad ideal para vivir y convivir– está rodeada de campo y pequeñísimos pueblos. Bajando del monte Olárizu, coronado por una imponente cruz levantada en 1951 por la Santa Misión...

Siempre hay una zona cero

Comienzo esta andadura por la Revista Ecclesia, por lo que agradezco a su directora y a todos los trabajadores la confianza puesta en mí. Espero que mis letras resulten interesantes o, al menos...