Revista Ecclesia » Carta Pastoral: «Santiago y san Ignacio», por Salvador Giménez Valls
Cartas de los obispos

Carta Pastoral: «Santiago y san Ignacio», por Salvador Giménez Valls

Algunos aspectos se dan en nuestra diócesis que coinciden con estos dos santos que siguieron a Jesucristo. Santiago y san Ignacio tienen dos lugares muy significativos en la piedad de nuestro pueblo. El primero, la capilla del Péu del Romeu en plena calle Mayor de la ciudad de Lleida, por donde pasan y rezan infinidad de devotos; el segundo con la denominación de una parroquia de un populoso barrio de nuestra ciudad que vinculan a muchas familias a las iniciativas comunitarias.

Los dos dan nombre a un camino que es imagen de la propia vida cristiana y que acumulan muchos peregrinos para llegar hasta el final del recorrido. El camino de Santiago es el exponente más claro y más antiguo de Europa. Desde la Edad Media infinidad de peregrinos han dedicado parte de su tiempo a recorrer un espacio, con varias ramificaciones y denominaciones, que les conduce a Compostela, lugar donde dice la tradición que está la tumba del Apóstol. Algunos historiadores afirman que es el primer germen de la unión de los pueblos europeos. Diversas motivaciones se dan en los peregrinos para iniciar el recorrido: culturales, físicas, psicológicas y, por supuesto, religiosas. Este camino pasa por Lleida. En nuestra diócesis hay señales que lo indican. Y se refuerza en este Año Santo Compostelano, que coincide su fiesta en domingo.

El Camino Ignaciano es mucho más reciente puesto que san Ignacio vivió en el siglo XVI y Santiago en el siglo I. La peregrinación, que tiene casi 700 kilómetros de recorrido entre la casa natal de san Ignacio y la Cueva de Manresa, atraviesa cinco Comunidades Autónomas que han llegado a un acuerdo para impulsar y promover acciones conjuntas de gestión, promoción y difusión del referido camino. El objetivo es ofrecer una experiencia espiritual de peregrinación en el siglo XXI siguiendo el proceso interior por el que Dios condujo al peregrino Ignacio y celebrar Año Jubilar con motivo de su conversión. Se ofrece como un espacio de encuentro con Dios y la posibilidad de un mayor crecimiento espiritual. La referencia a los Ejercicios Espirituales de san Ignacio es el fundamento teórico de la acción transformadora que se complementa con el silencio en el caminar y la interioridad del mensaje. También pasa por nuestra ciudad y por muchas poblaciones de nuestra diócesis, desde el oriente hasta el occidente. La Compañía de Jesús, que regenta la parroquia de san Ignacio de Loyola y el colegio Claver en Raimat, impulsa este nuevo recorrido con la convicción de su bondad y provecho espiritual.

Para los cristianos son dos personas muy importantes que influyeron en la cultura occidental pero mucho más importantes por el modelo de seguimiento del amigo y maestro Jesús. También por la fortaleza y la constancia que manifiestan en la predicación del mensaje cristiano, válido para todas las épocas de la historia y lleno de sentido de vida y de felicidad para aquellos que lo descubren.

Santiago tiene su recuerdo y su fiesta el día 25 de julio. San Ignacio, el día 31. Unidos también por la proximidad de su celebración. El primero con una popular romería, llamada “dels fanalets” con gran asistencia de niños por las calles de Lleida y el segundo con diversas celebraciones parroquiales que consolidan la comunidad y alientan la sensibilidad cristiana del entorno.

Los dos santos iniciaron el camino de la vida y, en un momento determinado, se encontraron con el Señor que les cambió los pasos para hacer más auténtica y más caritativa su existencia por este mundo. Queda en pie la invitación para que cada uno de nosotros pueda realizar la experiencia de uno de los dos caminos. O los dos. Eso les cambiará el corazón.

 

+ Salvador Giménez Valls
Obispo de Lleida



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa