Carta del Obispo Iglesia en España

Carta pastoral para el DOMUND 2013 del obispo de Guadix, Ginés García Beltrán

gines-garcia

Carta pastoral para el DOMUND 2013 del obispo de Guadix, Ginés García Beltrán

Queridos hermanos y hermanas en el Señor: La Iglesia es misión, nació para cumplir una misión, la misma del Señor: anunciar a todas las gentes el amor de Dios que es buena noticia. El mandato de Jesús: “Id al mundo entero y predicad el Evangelio” (Mc 16,15) sigue resonando en el oído de los creyentes y en el corazón de la Iglesia. El tiempo ha pasado pero la invitación sigue siendo nueva cada día. Hoy, como siempre, el mundo necesita escuchar el Evangelio de Jesucristo, aunque no lo sepa.

A nadie se le oculta que se hace urgente la evangelización de nuestra tierra, una tierra que hace dos mil años escuchó la predicación de los primeros apóstoles, y hoy parece haberla olvidado, o la rechaza como algo que no sea válido para vivir. Sin embargo, esta realidad no puede hacernos olvidar la llamada a la misión Ad gentes, a la primera evangelización de lugares y hombres que no conocen al Señor.

 

El DOMUND, cada año, nos recuerda esta llamada y exigencia que brota del mismo bautismo. No se trata de proselitismo, es un gesto de amor. Sí, sencillamente un gesto de amor. Evangelizar es decir al otro, decir a todos, que hemos encontrado el tesoro. Que los grandes interrogantes humanos, el sin sentido que, muchas veces, amenaza nuestra existencia, tiene respuesta: Jesús, el llamado Cristo. Anunciamos a Cristo muerto y resucitado. No tenemos oro ni plata, tampoco la solución a todos los problemas, pero tenemos un camino que lleva al hombre y a la humanidad a la plenitud de la vida. Si calláramos esta gran verdad, estaríamos faltando al amor a los hermanos, porque todos somos hermanos. El cristianismo configura la vida de los hombres y de los pueblos, es un caudal de humanidad, porque nuestro Dios se hizo hombre para mostrarnos la esencia de la verdadera humanidad.

La llamada a la misión, nos invita a reflexionar acerca del lema del DOMUND de este año: FE + Caridad= Misión. La fe y la caridad son las dos caras de una misma moneda. Sabemos bien que una fe sin obras es una fe muerta, el creyente por la fe aprende a darse al otro. El descubrimiento y la acogida de la nueva vida en Cristo, la vida del Espíritu, nos hace conscientes que la vida es para entregarla. Por otra parte, la práctica de la caridad hace tu fe más fuerte y la suscita en el que ve como vives, como actúas.

El testimonio de los misioneros es, en este sentido, muy claro. Dejando casa y tierra buscan al hombre allí donde está para anunciarle el Evangelio. Lo hacen con la palabra, por supuesto, pero también lo hacen con la práctica de la caridad. Esta caridad no es sólo dar al que lo necesita, sino vivir con aquellos a los que ha de mostrar el amor de Dios.

Cuántas historias preciosas podrían ilustrar lo que afirmamos. Además, no tenemos que ir muy lejos para descubrirlas. Son muchos los hombres y mujeres de esta tierra, que en cualquier rincón del mundo realizan el milagro del anuncio del Evangelio, que se hace pan, agua, medicinas, libros y educación, ternura, compañía. Ellos son el rostro del Dios que quiere con pasión al hombre, por eso se entregó y se sigue entregando en cada hombre y mujer que lo hacen presente con su vida.

El DOMUND no es sólo para saber o recordar; es un momento para la acción de gracias por los hermanos y hermanas que trabajan en países lejanos, y en ellos, por el don de la fe. Es momento para el compromiso, para la ayuda material y espiritual.

Queridos diocesanos, os invito a rezar por las misiones y los misioneros, y a prestar también nuestra ayuda a través de aportaciones económicas. Nuestra caridad no sólo les ayudará a ellos, sino que también nos ayudará a nosotros, al menos, irá sacándonos de una mentalidad egoísta y nos abrirá al mundo, a los hermanos.

Con mi afecto y bendición.

+ Ginés, Obispo de Guadix.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email