Revista Ecclesia » Carta Pastoral: «El Camino De Santiago», por Joan Planellas
Carta pastoral del arzobispo de Tarragona
Cartas de los obispos

Carta Pastoral: «El Camino De Santiago», por Joan Planellas

Hoy domingo es Santiago, apóstol. Y, como es sabido, cuando Santiago cae en domingo tiene lugar el Año Santo Compostelano, en Galicia; un Año que, debido a la pandemia, se prolongará durante todo el 2022. Por este motivo, probablemente durante los meses que vienen, oiremos hablar mucho del Camino de Santiago. Seguramente, algunos de vosotros os estáis planteando hacerlo, en la modalidad y recorrido que sea y en grupos de amigos, familia o por parroquias. Hay también quien lo ha planteado desde la soledad y el silencio de caminar sólo en compañía del polvo del camino, de fusionarse con el cielo y la Creación, de reflexionar, de recibir y dar solidaridad y disfrutar de la compañía ocasional de quien hace el mismo camino y quiere vivir la misma experiencia. Sin embargo, todos hemos oído contar algunas de estas experiencias, o incluso tenemos alguien conocido que lo ha hecho. Y en casi todos los casos, la experiencia ha resultado especial: «El camino te cambia», «no vuelves igual», el camino «te ayuda a encontrarte a ti misma» o «lo volveré a hacer»…

Seguir por los caminos de Santiago con la idea de buscar una experiencia espiritual única, es una decisión importante. Se trata de una peregrinación, y hay que prepararla, hay que prepararse y, sobre todo, hay que ponerse en «modo» de búsqueda. Hay un camino físico, que se hace paso a paso, kilómetro a kilómetro, pero hay un camino espiritual que es interior, personal y único, donde se busca la conexión con nuestro interior, con la semilla de Dios que llevamos ennuestro corazón. Quien peregrina tiene ante sí una gran metáfora de la vida que le permite librarse de todo y buscar la experiencia necesaria desde el anonimato y lejos de las etiquetas sociales, laborales o religiosas. De hecho, podríamos decir que quien peregrina a Santiago lleva su vida y sus anhelos en la espalda, en aquella pequeña mochila.

Aparte de las diversas tradiciones que nos han llegado sobre Santiago, lo que es cierto es que la figura del apóstol es un referente de las primeras comunidades cristianas, junto con Pedro y Juan. Y destaca en una cosa, como recoge el libro de los Hechos: Santiago­­―a pesar posibles reticencias iniciales― se decanta decididamente por la universalidad de la fe cristiana, por la acogida de los paganos y para abrir las puertas a todo el mundo: «Por tanto soy de la opinión que no debemos poner obstáculos a aquellos paganos que se convierten a Dios» (Hch 15,19). Y en este sentido la experiencia del camino de Santiago tiene de alguna manera esta dimensión universal.

Estamos a las puertas del mes de agosto, el mes que de algún modo marca la transición entre un curso y otro, que relaja nuestras actividades pastorales y sirve para trabajar las propuestas futuras. Quizá también en casa experimentamos un mes diferente. Es cierto que, en este año de pandemia, el verano volverá a ser seguramente diferente para muchos de nosotros, pero también puede ser una nueva oportunidad de reencuentro personal, recorrer una especie de camino de Santiago interior que ayude a liberarnos de los miedos que la pandemia nos ha traído, de vencer las dificultades que han aparecido en nuestras vidas y de afrontar las perspectivas inciertas que se hayan depositado en nuestros corazones. Como cuando haces el camino de Santiago, en los momentos actuales hay que darnos permiso para escucharnos a nosotros mismos y descubrir las respuestas a nuestras preguntas más importantes. Porque normalmente las respuestas a estas preguntas las ha escrito Dios mismo dentro de nuestros corazones.

Estimados y estimadas, os hago llegar mi deseo de un buen verano.

 

+ Joan Planellas i Barnosell
Arzobispo de Tarragona



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa