Carta del Obispo

Carta Pastoral del Obispo de Cádiz y Ceuta con ocasión de la fiesta de San José obrero el 1 de mayo

Rafael Zornoza

¡No olvidéis a la persona! Este llamamiento que el beato Juan Pablo II realizó en su Encíclica sobre la dignidad y valor del trabajo Laborem excersens es hoy de total actualidad. La misma clave nos ha dado Benedicto XVI en Caritas in Veritate y otro tanto está repitiendo continuamente el Santo Padre Francisco y es el mismo Dios el que nos lo urge a través de sus pastores. ¡No olvidéis a la persona! Es el grito de tantos trabajadores asfixiados por el ritmo inhumano de tantas empresas, oficinas, trabajos, etc, cuyos horarios impiden la vida familiar, reducen el valor del trabajador a su eficacia productiva y se empeña en seguir llamándoles “recursos humanos”.

Si la primera clave que urge recuperar es la de la dimensión central de la persona no es menos urgente promover una auténtica renovación de la conciencia de cada persona dentro de la sociedad. Sufrimos profundamente el individualismo y ahora también sus consecuencias. De la crisis saldremos juntos o no saldremos. Ya se ha revelado como falso el axioma consumista que se ha convertido en un auténtico principio de vida y que dice: “Tú, preocúpate de lo tuyo, que si no nadie lo va a hacer por ti. Que ya los demás harán lo mismo con lo suyo y al final todo irá bien”. Esa “mano invisible” que todo lo arregla ha resultado que no existe. Se nos ha pedido una especie de “fe” en algo invisible, que no se ve, que no entendemos y ahora sufrimos sus consecuencias. La razón y la fe cristiana sin embargo coinciden en que el principio de solidaridad es la clave del crecimiento social de un pueblo. El desarrollo debe centrarse en conseguir personas que lleguen a ser auténticas protagonistas de su vida, capaces de amar, de luchar y de construir. Debemos defender una economía al servicio de las personas y una economía fundamentada en la ética para que logremos un desarrollo que haga posible la dignidad de todos. Ése es el bien común que nos hace tener en cuenta en especial a los más débiles, marginados y empobrecidos.

 

Nosotros sabemos que como dice el salmo 126 Si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles, por eso anunciamos la Buena Noticia, el Evangelio de Jesucristo a todos los trabajadores y especialmente a los que sufren ahora la privación de ejercer su derecho a trabajar. A ellos y sus familias no solamente les expresamos nuestra cercanía y ayuda sino que sobretodo queremos proclamar su dignidad. Hermanos trabajadores en paro: en vuestra situación seguís ocupando un lugar muy importante en vuestras familias, en vuestros ambientes y en la sociedad entera. Dios cuenta con vosotros también en esta situación. No perdáis la esperanza ni la dignidad en la angustia, no dejéis de luchar con generosidad buscando medios para mejorar, no dejéis de atender a los vuestros, de ser útiles en vuestra situación familiar.

Queridos fieles diocesanos la solidaridad no es solamente compartir nuestra comida y dinero como tan generosamente estamos haciendo  sino que es una manera de concebir la vida; consiste en pensar que si crece mi vecino, mi familiar, el “otro”, crezco yo. Este principio puede inspirar renovadas iniciativas de barrio, locales, comarcales en la que todos nos pongamos manos a la obra y con la imaginación siempre nueva de la caridad busquemos una economía participativa donde el otro no sea sólo un “factor de producción”, busquemos la creación de nuevas empresas, cooperativas u otro tipo de posibilidades laborales que nos son tan necesarias. Hagamos un esfuerzo mayor pues es mayor la necesidad. Pensemos más en el otro para ser su ayuda y consuelo. Aprendamos a prescindir de lo superfluo para compartir con quien no tiene ni siquiera lo necesario. Mostremos juntos que con los criterios de Dios es posible una sociedad mejor.

Urge que volvamos a construir la sociedad entre todos sobre la Roca que es el proyecto que Dios ha pensado para nosotros: Cristo, el Hijo Eterno de Dios  hecho hombre, hecho trabajador para amar con corazón de hombre y trabajar y luchar y sufrir con nosotros y como nosotros haciendo que nuestros trabajos, hasta los más sencillos, tengan un valor divino, eterno, para siempre, y den fruto, también estas situaciones tan dolorosas, porque la Cruz no tiene la última palabra, la tiene la victoria del Amor, la Resurrección. Sin duda en esas cosas “de arriba” pensaba san José cuando entregaba alma, vida y corazón a éstas “de abajo” pues ésta es nuestra vida cristiana: trabajar amando intensamente con las manos y los pies en la tierra y el corazón y los ojos en el cielo.

Os llevo siempre en mi oración y en mi corazón de Obispo especialmente a quienes dais testimonio de fe en medio de los trabajadores, los militantes de JOC, HOAC y la Delegación Diocesano de Pastoral Obrera. Os animo a ser portadores de esperanza y compromiso y os bendigo con todo mi afecto.

 

+ Rafael Zornoza Boy, Obispo de Cádiz y Ceuta

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas