Carta del Obispo Iglesia en España

Carta pastoral ante la Cuaresma por Eusebio Hernández Sola, Obispo de Tarazona

Carta pastoral ante la Cuaresma por Eusebio Hernández Sola, Obispo de Tarazona

La Palabra es un don. El otro es un don

Queridos hermanos y amigos:

El próximo miércoles día 1 de marzo, comenzaremos nuestra peregrinación anual hacia la Pascua con la Cuaresma. Expresaremos, al recibir la ceniza, nuestro deseo de convertirnos al Señor y de renovar nuestras vidas actualizando en nosotros el misterio Pascual de Jesucristo.

Todos los años por estas fechas se hace público el mensaje que el Santo Padre ofrece con motivo de la Cuaresma. Siempre es una ayuda para nuestro camino de conversión cuaresmal. Sus palabras luminosas nos deben guiar en estos días. Por ello, hoy, quiero reflexionar con vosotros este mensaje que el papa Francisco ha titulado: La Palabra es un don. El otro es un don.

Su título es ya claro y explícito, la vida cristiana es siempre un don de Dios, un regalo que con amor misericordioso Él mismo nos hace. Nos da el don de su Palabra para poderlo conocer y nos da a los demás para que, también en ellos, podamos reconocerlo.

Me centraré en las líneas generales que traza el Papa en su mensaje de este año y, si Dios quiere, el próximo domingo, primero de Cuaresma, entraremos juntos en su contenido más concreto. Francisco nos invita a vivir la Cuaresma como camino hacia a la Pascua que, como él dice, es un camino que lleva a un destino seguro:

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo que, como nos dice el Papa, nos llama a la conversión, es decir, reconocer que tantas cosas están descentradas en nuestra vida y causan en nosotros el vivir de una forma mediocre nuestra vida cristiana. El Señor nunca se va a cansar de llamarnos. Más aún, como dice el Papa nos acompaña siempre como un amigo fiel que nunca nos abandona. Nos acompaña incluso cuando somos pecadores y débiles como nos dice Francisco: espera pacientemente que volvamos a Él y así, manifiesta su voluntad de perdonar.

Debemos, por lo tanto, aprovechar este tiempo de Cuaresma, tanto personal como comunitariamente, en las parroquias y arciprestazgos, para que sigamos la invitación del Papa:

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia.

Que esta Cuaresma nos ayude a todos a renovar nuestras vidas y sea un empuje en nuestro deseo diocesano de crear una iglesia diocesana en estado de misión que sale al encuentro de todos.

Con todo afecto os saludo y bendigo

+ Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email