Carta del Obispo Iglesia en España

Carta a los niños al comenzar el curso, por Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz

Carta a los niños al comenzar el curso, por Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz

Confío en vosotros es el título de la carta a los niños al comenzar el curso, por Santiago García Aracil

Mis queridos niños y niñas de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz: De nuevo, al comenzar el curso, me encuentro con vosotros a través de esta breve carta. Me alegra pensar que leéis lo que os escribo. Así es casi como si estuviéramos hablando; y eso me gusta.

¿Os habéis dado cuenta de lo que os he dicho en el título de esta carta? ¿Os gusta? Pues debéis saber que es verdad. Yo confío en vosotros. Se que cada año leéis con atención la carta que os escribo y que cumplís los encargos que os hago. Muchos de vosotros me lo dicen en las cartas preciosas que me escriben. Las guardo con mucho cariño en mi archivo.

Os voy a decir una cosa que quizá os sorprenda. Habitualmente sois los niños los que necesitáis la ayuda de los mayores. Ellos tienen más experiencia, más fuerza, y más cosas de las que necesitáis. Pero hay una cosa en la que yo creo que vais por delante de muchos mayores. ¿Sabéis cuál es? Yo os lo digo. Los niños vais muchas veces por delante de nosotros, los mayores, porque al Señor le gusta teneros muy cerca. Os mira con muchísimo cariño y le gusta escucharos y hablar con vosotros. ¿Os dais cuenta de lo importante que es esto? ¿Qué habéis hecho para ello? Quizás no lo sabíais.  Sin embargo es el Señor quien lo dice en el Evangelio. Estaba rodeado de personas mayores que le  buscaban con mucha curiosidad. Como algunos niños se acercaban a mirar entre los mayores y estos les reñían para que  no molestaran, Jesucristo les dijo: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. ¡Qué alegría debieron sentir aquellos niños! Inmediatamente pasaron a primera fila muy cerca del Señor.

Yo estoy convencido de que Jesucristo les respondió a todas sus preguntas, y les concedió todo lo que le pidieron. Por eso yo, cada año, os encomiendo que le pidáis al Señor algo muy importante y que todos necesitamos.

Este año os encargo que pidáis al Señor muchas veces que nos ayude para que seamos capaces de darle a conocer a muchos  niños, a muchos jóvenes y a muchos mayores que todavía  no le conocen porque nadie les ha hablado de Él. Los que no conocen a Jesucristo, que es nuestro salvador, quien nos perdona los pecados y nos ayuda en las necesidades, no puede vivir feliz del todo.

¿Rezaréis al Señor para que nos conceda que acertemos al darle a conocer? Pues yo os doy las gracias de todo corazón. No sabéis el favor que me hacéis.

Al despedirme quiero volver a deciros de corazón: confío en vosotros.

Gracias de nuevo.

Que tengáis un feliz comienzo de curso.

Un beso a cada uno y a cada una del Arzobispo vuestro amigo.

Septiembre de 2013

 

Santiago.

Arzobispo de Mérida-Badajoz

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email