BUENAFUENTE 1
Iglesia en España

Carta a los Amigos de Buenafuente del Sistal

Carta a los Amigos de Buenafuente del Sistal

Querido Amigo de Buenafuente:

Durante el mes de octubre, por distintas causas, he andado por diversos monasterios acompañando a las comunidades en sus días de Ejercicios Espirituales, además de haber podido participar en la gran celebración de la beatificación de los 522 mártires del siglo XX en España.

Por esa circunstancia he pasado el mes en las clausuras del Monasterio cisterciense de Solius, Gerona; y benedictino de Monserrat, en Barcelona, además de haberme hospedado en el Monasterio de San Matías, de monjas Jerónimas, en Barcelona, y en el de Santa Lucía, de monjas cistercienses en Zaragoza.

Son estancias que me han ayudado a tener unos días más intensos de oración y silencio, y en los que aprovecho para poder escribir las distintas reflexiones, que después comparto en los comentarios dominicales. Es muy diferente expresarse en un clima de total silencio y de oración, que hacerlo en medio del tumulto y la vorágine.

En este tiempo, cuando hemos celebrado los 40 años de la amistad de Buenafuente y llevo 44 años en el Sistal, me ha venido el recuerdo de mis primeros años en Buenafuente, cuando todo parecía estar inclinado a la desaparición y sin futuro. Justamente en los días de Ejercicios Espirituales que he dirigido a los monjes de Solíus, escogieron para lectura en el refectorio el libro “Orar desde Buenafuente”, lo que me ha reavivado la memoria de aquellos primeros años.

Buenafuente sigue siendo una parábola de providencia divina, y veo más que nunca que vivimos la imagen de la viuda de Sarepta, a quien se le promete que por su hospitalidad no se le agotará el aceite de la alcuza, ni la harina de la artesa.

La debilidad, la minoridad, el lugar escondido, la fragilidad de la comunidad monástica, la soledad del lugar son circunstancias permanentes que simbolizan muy bien la menesterosidad de la viuda. Y pensaba estos días que si en Buenafuente no tenemos aceite para exportar, aún no se ha agotado la lámpara del Santísimo.

En mi oración, estos días le preguntaba al Señor sobre el futuro del Sistal, y escuchaba por dentro, como si Él me contestara después de 44 años de providencia constante: “¿Aún no te fías de mí? Y me avergonzaba un poco de mi pregunta.

Queridos amigos, para quienes vivís en Madrid, el primer martes de noviembre, día 5, oraremos juntos por los nos han precedido en la fe. Como siempre, en la Calle Príncipe de Vergara 88, a las 19,00 oración; a las 19,30 meditación; a las 20,00 Eucaristía, y lectura de la Carta de las Monjas.

Unidos en la misma esperanza, Ángel Moreno de Buenafuente.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.