Revista Ecclesia » Carta del Papa en el 25° aniversario del atentado contra la AMIA
Internacional

Carta del Papa en el 25° aniversario del atentado contra la AMIA

Carta del Papa en el 25° aniversario del atentado contra la AMIA

El Santo Padre Francisco envió una carta por el 25° aniversario del atentado terrorista a la AMIA, que se cumplirá el próximo jueves. En su escrito el Sumo Pontífice recuerda que “la fraternidad vence a quien hace un uso blasfemo del nombre de Dios”

Ciudad del Vaticano, 12 de julio de 2019, Vatican News

El papa Francisco ha enviado una carta a la DAIA, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, con motivo del 25° aniversario del atentado terrorista a la AMIA, que se cumplirá el próximo jueves.

En la misiva, el Sumo Pontífice asegura: “como el primer día, cada 18 de julio mi corazón acompaña a las familias de las víctimas, judíos o cristianos. Y desde el primer día le pido a Dios por el eterno descanso de aquellos que perdieron sus vidas en este acto de locura. También rezo por aquellos que sobrevivieron a la explosión, llevando desde entonces heridas en cuerpos y almas. Esta locura no se limitó a la Argentina ya que “demasiadas veces en estos 25 años hemos visto vidas y esperanzas truncadas en nombre de la religión”.

Esta “tercera guerra mundial en pedazos”, continúa expresando Francisco, abruma las vidas y el futuro, mostrando su rostro cruel en todas partes:

“No conoce fronteras y ha demostrado su cara cruel de este a oeste. Transformó a las esposas en viudas, a los hijos y a las hijas en huérfanos; y todo esto en el nombre de Dios, haciendo un uso blasfemo del nombre de Dios. Sabemos bien que no es la religión la que incita y conduce a la guerra, sino la oscuridad en los corazones de aquellos que cometen actos irracionales”, argumenta el Santo Padre.

Asimismo, el Pontífice reafirma el sentido y la responsabilidad “de ser hermanos”, una vocación a la que Dios llama a cada uno de nosotros:

“Dios nos ha llamado a vivir juntos como hermanos, y esta fraternidad nos abraza y nos une más allá de cualquier límite geográfico o ideológico. Entre todos nosotros constituimos la gran familia humana; esta conciencia de ser hermanos, junto con los valores de respeto y tolerancia, debemos transmitirlos a las generaciones futuras. Es cierto que Dios nos ha creado iguales en derechos, pero también en deberes y dignidad. Para Él, la paz no sólo debe ser nuestro derecho, sino que su construcción debe ser nuestro deber. En esta conmemoración del 25º aniversario estoy con ustedes y rezo con ustedes”, concluye.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa