Carta del Obispo Iglesia en España

Carta del Obispo de Terrassa: ¿Qué comporta ser una Iglesia misionera? (19/10/2014)

meneses

Carta del Obispo de Terrassa: ¿Qué comporta ser una Iglesia misionera? (19/10/2014)

Celebramos en este tercer domingo de octubre la Jornada Misionera. Es un día para pensar en los misioneros y misioneras y ayudarlos a ellos y a sus obras en los países más pobres del mundo. Y esta jornada va unida a la beatificación de Pablo VI; el papa que, tras la muerte de san Juan XXIII, tomó las riendas del Concilio y lo llevó a buen puerto. Pablo VI trabajó mucho y sufrió no poco en sus propósitos por aplicar las orientaciones conciliares a la vida de la Iglesia. En especial en su exhortación Evangelii nuntiandi propuso la urgencia de trabajar por la implantación de una Iglesia toda ella misionera.

Podemos preguntarnos; ¿Qué comporta ser una Iglesia misionera? La respuesta podría ser esta: comporta sobre todo ser una Iglesia alegre de vivir y de dar testimonio de la fe en Jesucristo. Esta respuesta es la que nos da el Papa Francisco en el mensaje para la jornada de hoy, mensaje que hizo público el pasado 8 de junio, precisamente en la fiesta de Pentecostés, el día que señala el empuje misionero de la Iglesia primitiva. También en esta ocasión, el Papa pone el acento en la necesidad de vivir y expresar la alegría profunda que sólo proviene del seguimiento de Jesús.

Ante esta invitación a la alegría se podría poner esta objeción: ¿pero no ve usted cómo estamos? ¿No ve que somos pocos y de cabellos blancos? ¿Y que los misioneros y misioneras, por aquí y ahora, escasean a ojos vista?

Como previendo la objeción, el Papa escribe: “En muchas regiones escasean las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. A menudo esto se debe a que en las comunidades no hay un fervor apostólico contagioso, por lo que les falta entusiasmo y no despiertan ningún atractivo. La alegría del Evangelio nace del encuentro con Cristo y del compartir con los pobres. Por tanto, animo a las comunidades parroquiales, asociaciones y grupos a vivir una vida fraterna intensa, basada en el amor a Jesús y atenta a las necesidades de los más desfavorecidos. Donde hay alegría, fervor, deseo de llevar a Cristo a los demás, surgen las verdaderas vocaciones”.

Y no olvida el papa Francisco que hoy la misión no sólo es tarea de los sacerdotes y de los religiosos y religiosas. Por esto añade que “no hay que olvidar las vocaciones laicales a la misión. Hace tiempo que se ha tomado conciencia de la identidad y de la misión de los fieles laicos en la Iglesia, así como del papel cada vez más importante que ellos están llamados a desempeñar en la difusión del Evangelio. Por esta razón, es importante proporcionarles la formación adecuada, con vistas a una acción apostólica eficaz”.

Si las comunidades cristianas entre nosotros –me refiero sobre todo al continente europeo- dan impresión de cansancio, esto no ocurre en las comunidades cristianas de los países del hemisferio sur, que sin embargo cuentan con menos medios y a veces incluso han de vivir la fe en un clima de persecución cruenta.

Permitidme que acabe con un testimonio personal. El pasado 19 de julio se celebró en Terrassa el encuentro de los misioneros y misioneras de las tres diócesis de la Provincia Eclesiástica de Barcelona, acompañados de sus familiares. En ellos y ellas se podía ver esta alegría de haberse encontrado con Cristo y haberse puesto a su servicio en los más pobres para anunciarles el Evangelio. Ayudemos, en el día del Domund, a los misioneros. Y que ellos nos ayuden con su testimonio de fervor, entrega y alegría. Mucho lo necesitamos también nosotros.

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.