Revista Ecclesia » Carta del obispo de Tarazona: «En la fiesta de la Sagrada Familia»
Cuaresma 2021
Cartas de los obispos

Carta del obispo de Tarazona: «En la fiesta de la Sagrada Familia»

Después de haber celebrado ayer la solemnidad de la Navidad, hoy lo hacemos en la fiesta de la Sagrada Familia. Esta fiesta nos presenta el ideal del amor conyugal y familiar.

Hace hoy un año el papa Francisco convocó un Año especial dedicado a la familia. Comenzó el 19 de marzo de 2021, coincidiendo con el quinto aniversario de la publicación de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia.

Al convocar este año dedicado a la familia el Papa nos explicaba su finalidad: «Este Año especial será una oportunidad para profundizar en los contenidos del documento Amoris laetitia, a través de propuestas e instrumentos pastorales, que se pondrán a disposición de las comunidades y familias eclesiales, para acompañarlos en su camino».

La fiesta de hoy y la celebración de este Año dedicado a la familia, nos invita a considerar ciertos aspectos que la familia cristiana debe cultivar. El Santo Padre nos propone cuáles son estos aspectos.

Imitar la Sagrada Familia:

«Estamos llamados a redescubrir el valor educativo del núcleo familiar, que debe fundamentarse en el amor que siempre regenera las relaciones abriendo horizontes de esperanza».

«En la familia se podrá experimentar una comunión sincera cuando sea una casa de oración, cuando los afectos sean profundos y puros, cuando el perdón prevalezca sobre las discordias, cuando la dureza cotidiana del vivir sea suavizada por la ternura mutua y por la serena adhesión a la voluntad de Dios».

La familia evangeliza con el ejemplo de vida:

«La familia se abre a la alegría que Dios da a todos aquellos que saben dar con alegría. Al mismo tiempo, halla la energía espiritual para abrirse al exterior, a los demás, al servicio de sus hermanos, a la colaboración para la construcción de un mundo siempre nuevo y mejor; capaz, por tanto, de ser portadora de estímulos positivos; evangelizadora con el ejemplo de vida».

En familia se pelea, pero se hace la paz enseguida.

«Si peleamos en familia que no termine el día sin hacer las paces».

En familia: permiso, gracias y disculpas.

La familia debe custodiar tres palabras claves para que todo marche bien: permiso, gracias y disculpa. «Permiso para no ser entrometido»; Decir, gracias, cuando se sirve en familia, pues, «la gratitud es sangre del alma noble»; y, por último, la palabra más difícil de decir: disculpa. «Porque nosotros siempre hacemos cosas feas, tantas veces alguien se siente ofendido entonces decirle: “disculpa”».

Estas breves ideas, nos ayudan a vivir renovando el espíritu de la vida familiar cristiana. A la vez, hoy tenemos presente a todas las familias que pasan por dificultades y pedimos al Señor que les dé serenidad y paz en medio de sus dificultades y, a su vez, que todos estemos siempre dispuestos a ayudarlos en la medida de nuestras posibilidades.

A la Virgen María encomendamos hoy a todas las familias

+ Eusebio Hernández Sola
Obispo de Tarazona



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa