Carta del Obispo Iglesia en España

Carta del obispo de Tarazona ante la Navidad 2013

obispo-tarazona

Carta del obispo de Tarazona, Eusebio Ignacio Hernández Sola, ante la Navidad 2013: Navidad, Adoración del Dios con nosotros

Queridos hermanos y amigos: El próximo miércoles celebraremos la Natividad de Nuestro Señor. Una fiesta profundamente arraigada en nuestra cultura y que nos hace contemplar y vivir el misterio de Dios que viene a nosotros.

De los muchos aspectos que podríamos subrayar para esta próxima Navidad quisiera reflexionar con vosotros en uno de ellos: la adoración. Espero que esta actitud de adoración nos acerque a comprender, celebrar y vivir el misterio de la Navidad.

Recientemente el Papa en una de sus homilías diarias en la casa de Santa Marta ha hablado de la importancia de la adoración en la vida cristiana y en especial en las celebraciones litúrgicas. En este tiempo de Navidad es la primera actitud que debemos tener ante el misterio del amor de Dios que se nos manifiesta en el portal de Belén.

La adoración que se da en el corazón del hombre en cuanto es “templo del Espíritu Santo”, como nos dice el Papa, pero también en la comunidad reunida para celebrar su fe: “El Templo es el lugar donde la comunidad va a rezar, a alabar al Señor, a dar gracias, pero sobre todo a adorar: en el Templo se adora al Señor. Éste es el punto más importante”; por ello, como nos dice el Papa: “creo –humildemente lo digo- que nosotros cristianos quizás hemos perdido el sentido de la adoración, y pensamos: vamos al Templo, nos reunimos como hermanos, esto es bueno ¡es bello! Pero el centro está donde está Dios. Y nosotros adoramos a Dios”.

Ojalá sepamos, pues, vivir estos días personalmente, en la familia y en cada comunidad con este espíritu de adoración que aumentará nuestra alegría y el gozo del Dios con nosotros y así podamos hacer realidad las palabras del papa Francisco: “cuando se habla de la alegría del Templo, se habla de esto: toda la comunidad en adoración, en oración, dando las gracias, en alabanza. Mi persona en oración con el Señor, que está dentro de mí porque yo soy ‘templo’. Mi persona en escucha. Mi persona en disponibilidad. Que el Señor nos conceda este verdadero sentido del Templo, para poder ir hacia delante en nuestra vida de adoración y de escucha de la Palabra de Dios”.

De esta forma la Navidad se convertirá en un tiempo de encuentro con el Señor que purifica nuestro corazón con su misericordia y que transformándonos en el amor nos impulsará a ser también nosotros misericordiosos. Misericordia que se manifestará en nuestra caridad, en nuestra ayuda a los demás, en la búsqueda de la justicia y de la paz y también en nuestra colaboración a transmitir el Evangelio, la Buena Noticia del Dios con nosotros.

Os deseo una FELIZ Y SANTA NAVIDAD. Estáis especialmente presentes en mi corazón aquellos que sufrís u os encontráis en momentos de dificultad.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email