Revista Ecclesia » Carta del obispo de Sant Feliu de Llobregat: «Bienes para compartir»
Cartas de los obispos

Carta del obispo de Sant Feliu de Llobregat: «Bienes para compartir»

Hoy, celebrando el día de “Germanor”, tendríamos que decir que la “sinodalidad” pasa por el bolsillo y la cuenta corriente. Porque, como venimos subrayando reiteradamente, la sinodalidad es la forma esencial de vida propia de una Iglesia que camina en comunión, participación y misión compartida. Y uno de los signos más claros de comunión es contribuir a la vida de la Iglesia mediante la aportación económica.

Esto es así, hasta el punto de que, en algún país, como Alemania, a la pregunta que nos hacíamos, ¿quiénes somos “nosotros”, el “nosotros” que formamos la Iglesia?, allí se puede responder, en primera instancia, mirando la lista de quienes señalan en su declaración de renta, la aportación voluntaria a la Iglesia Católica (frente a otras confesiones). Sin duda, la pertenencia a la Iglesia no consiste simplemente en la contribución económica a su sostenimiento, pero es uno de los signos de esa pertenencia.

Es solo un signo, uno entre otros, de pertenencia. De ahí su importancia. Pero, como todo signo, se ha de saber interpretar, se ha de saber leer.

Así, ante el gesto material de dar dinero a la Iglesia, se han de tener presentes cuestiones fundamentales: qué se da, quién lo da, por qué se da, cómo se da, quiénes son los beneficiarios, etc. Solo cuando tenemos claras estas cuestiones, podremos entender el signo, seremos capaces de leerlo y captar todo su valor. En consecuencia, sabremos realizarlo con autenticidad.

Con los bienes de la Iglesia se han hecho innombrables obras en beneficio de la cultura, del progreso social, de los enfermos, los pobres, del arte, de la cultura en general. Estas obras han sido o siguen siendo un bien, actualmente siguen ahí, tienen valor en sí mismas y sirven a todos, sin distinción, al servicio del mundo. En este sentido son signo, al menos, de creatividad y altruismo.

¿Podemos decir que son signo, también, de comunión? No siempre lo han sido de verdad. Pues tantas veces han constituido un lucimiento de los donantes, o una afirmación de la propia identidad, o un signo de prestigio… El hecho de que permanezcan y sean obras de contenido religioso cristiano, pueden servir incluso para abrirnos al misterio que representan, a modo de catequesis permanente.

Hoy, sin embargo, no nos contentamos con eso. Para nosotros sigue siendo fundamental aquel principio que nos enseñó Jesucristo:

“Esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás ha echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir” (Mc 12,43-44)

La limosna al Templo, es decir, la ofrenda a Dios, no se valora por la cantidad, sino por la parte de uno mismo que va en ella. “Todo lo que tenía para vivir” significa toda la vida: en los dos reales que echó la viuda en el arca del Templo iba toda su vida. Su limosna fue un signo elocuente de la verdadera comunión, su corazón iba en unas monedas que dio.

Todo un modelo de nuestra colaboración económica, que entregamos a la bolsa común de la Diócesis: vale lo que significa esa donación para cada uno. El corazón que ama, da de lo suyo, aunque no todo el que da ama realmente. En nuestro caso, el que ama da para compartir y esta comunión y participación, como decimos, nos permite realizar entre todos una misma misión. Esto es la sinodalidad.

El buen espíritu sinodal necesita de signos visibles, para sea verdadero y para que llegue a ser testimonio. Está en nuestras manos.

 

+ Agustín Cortés Soriano
Obispo de Sant Feliu de Llobregat



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa