Revista Ecclesia » Carta del obispo de Menorca: «Anunciar el Evangelio»
Cartas de los obispos

Carta del obispo de Menorca: «Anunciar el Evangelio»

Queridos hermanos:

El Señor Jesús nos envió a proclamar el Evangelio a toda la creación (cf. Mc 16, 15). No existe para la Iglesia tarea más importante ni más urgente que anunciar la Buena Noticia de Jesús. Con razón dijo San Pablo VI que “la iglesia existe para evangelizar” (Evangelii Nuntiandi, 14). El Papa Francisco, por su parte, nos ha pedido una transformación misionera de la Iglesia, de manera que todo se ponga al servicio de la evangelización (cf. Evangelii Gaudium, 27). Apoyándose en estas enseñanzas, el plan pastoral de nuestra Diócesis para el curso que ahora comenzamos nos pide ser “una Iglesia que sale a anunciar el Evangelio”.

Proclamar a Jesucristo debe ser una prioridad para cada una de las personas que formamos la Iglesia. No sólo para los sacerdotes, sino también para los religiosos y los laicos. Las palabras de Pablo, “Ay de mi si no anuncio el Evangelio” (1 Cor 9, 16), valen para cada uno de nosotros. Ha llegado el tiempo de que todos nos comprometamos con seriedad en la misión de vivir el Evangelio y anunciarlo.

Muchas veces tengo la impresión de que los cristianos nos entretenemos haciendo muchas cosas y dejamos en segundo plano la predicación. Hay muchas cosas buenas que ocupan la vida de la Iglesia, pero no hay nada más urgente que anunciar a Jesucristo. Dice San Pablo que la fe depende del anuncio (cf. Rom 10, 17). A través de nuestra palabra se puede producir la conversión del corazón, que hace posible el encuentro entre el hombre y Dios.

Si de verdad el anuncio es prioritario, entonces todo en nuestra vida estará al servicio de la predicación del Evangelio. Este ha de ser también el criterio para discernir lo que es importante en la vida de las parroquias o de una comunidad cristiana. Cualquier acción de la Iglesia debe someterse a esta pregunta: ¿sirve para evangelizar? ¿ayuda a acercar a los hombres (los jóvenes, los niños, los matrimonios, etc.) a Cristo? Este es el criterio que el Papa Francisco establece en “Evangelii Gaudium”, cuando pide que nuestras comunidades sean más misioneras y “que la pastoral ordinaria en todas sus instancias sea más expansiva y abierta, que coloque a los agentes pastorales en constante actitud de salida y favorezca así la respuesta positiva de todos aquellos a quienes Jesús convoca a su amistad” (n. 27).

Creo que nuestras comunidades necesitan un cambio de mentalidad, para dejar de mirarse a sí mismas y comenzar a pensar en cómo podemos acercarnos a tantas personas que se han alejado de la fe, a los que viven en la indiferencia y también a los que, aun estando integrados en la Iglesia, viven rutinariamente su fe. Necesitamos también valentía para revisar las acciones que realizamos, los grupos que existen, nuestras estructuras e instituciones y preguntarnos con sinceridad si tienen como prioridad el anuncio del Evangelio. Que el Señor nos guíe y fortalezca para ser fieles a la apasionante misión que ha puesto en nuestras manos.

 

+ Francisco Conesa Ferrer
Obispo de Menorca

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa