Revista Ecclesia » Carta del obispo de Lleida: «La sintonía entre diócesis»
Cartas de los obispos

Carta del obispo de Lleida: «La sintonía entre diócesis»

Me habéis oído decir muchas veces que la diócesis de Lleida no es una isla en medio del gran mar que es la Iglesia universal. Las iniciativas y propuestas diocesanas han de estar en una línea común con las orientaciones que el Papa hace para toda la Iglesia, con las reflexiones que se producen en el seno de la Conferencia Episcopal Española o con las aportaciones comunes que se realizan para las diócesis de la Tarraconense.

Todo ello enriquece nuestra convivencia y consolida nuestra pertenencia a una institución grande que no tiene fronteras culturales o administrativas. Os lo comentaba hace pocas semanas con motivo de la presentación de la propuesta del Sínodo hecha por el papa Francisco.

Moralmente estamos obligados a colaborar y, haciéndolo, beneficia a todas las comunidades de la diócesis. También observáis la aplicación de las propuestas de los obispos de Cataluña, la última la publicación en el FULL de unos textos comunes sobre la eutanasia y el testamento vital.

En esta ocasión quiero informar de un documento que se elaboró en la pasada Asamblea Plenaria del Episcopado del mes de abril y que se ha publicado recientemente. Se ha titulado FIELES AL ENVÍO MISIONERO y trata de responder al mandato de Jesucristo cuando nos pedía que anunciáramos a todo el mundo su mensaje. Se concreta con esta pregunta coincidente con la que los cristianos se han hecho a lo largo de la historia y en los distintos lugares del mundo: ¿Cómo evangelizar en la actual sociedad española?

Ya en las primeras líneas de la presentación se advierte que la Conferencia no elabora un “plan de pastoral” pues esta acción es propia de cada obispo en su respectiva diócesis; se atreve a ofrecer unas orientaciones y unas líneas de trabajo como posible ayuda. En ese sentido todos tenéis información del Plan Diocesano de Pastoral que se aprobó el pasado año y que se prolonga en su desarrollo hasta el año 2024.

El documento que comentamos quiere ofrecer algunas claves del actual contexto social y eclesial para ayudar al discernimiento y a la sinodalidad que el Papa reclama para todas las comunidades católicas del mundo.

En esta nueva época en continuo dinamismo es pertinente un breve recuerdo que se remonta a los documentos del Concilio Vaticano II y a la voluntad repetidamente expresada por los sucesivos papas que muchos de nosotros hemos conocido. También refiere con brevedad los intentos de la Iglesia española de responder desde el evangelio a los retos que la transformación social y política le ha planteado y cuyos frutos, para bien o para mal, estamos recogiendo nosotros ahora.

Hay una descripción de la sociedad actual que se podría resumir en estas palabras: desvinculada, laboralmente cambiada, relativista, digitalizada. Parece que prima la suma de individualidades aisladas que se pueden comunicar en red pero nunca llegan a ser un “nosotros”; en definitiva que la suma de individuos no hace comunidad, no hace pueblo que se organiza, se ayuda y mantiene unas aspiraciones comunes.

Consecuencia de todo ello es la desconfianza y el enfrentamiento. Esto lo refrendan los estudios de diversos sociólogos y filósofos.

Seguiremos esta cuestión en un segundo comentario.

 

+ Salvador Giménez Valls
Obispo de Lleida



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa