Revista Ecclesia » Carta del obispo de Albacete ante el Día de la Iglesia Diocesana 2013
ciriaco
Iglesia en España

Carta del obispo de Albacete ante el Día de la Iglesia Diocesana 2013

Carta del obispo de Albacete ante el Día de la Iglesia Diocesana 2013

El  Día  de la Iglesia Diocesana, que vamos a celebrar, una vez más, el domingo 17 de noviembre, es  una ocasión  oportuna para  renovar  vuestro sentido de pertenencia a la misma,   para  intensificar vuestra  colaboración en sus actividades, para  sentir como propias  sus necesidades. Cada uno de los  diocesanos ha de grabar en el alma esta convicción: “Yo también soy la Iglesia”.   

A todos los miembros  de la Iglesia nos ha sido confiada solidariamente  una tarea tan difícil como apasionante: anunciar  la Buena Nueva que es Jesucristo. Él  es la aportación más necesaria y  la riqueza más grande que nuestra Iglesia  puede ofrecer al mundo. De Él aprendemos  lo que tan expresivamente   dice el Papa Francisco: “la capacidad  de curar heridas y dar calor  a los corazones,  cercanía, proximidad”.

 

“La Iglesia  con todos, al servicio de todos”  es el lema en que se enmarca  este año el Día de la Iglesia Diocesana. Si es cierto que los  pecados de todos los que somos sus miembros desfiguran el rostro de la Iglesia, no es menos cierto que  la santidad admirable de  muchos lo  embellecen  con creces. Nadie puede presentar un palmarés tan excelente y  numeroso  de personas  que han hecho  y siguen haciendo de sus vidas un canto tan gratuito  de servicio a los  más pobres como  lo presenta nuestra Iglesia. Ahora mismo, gracias  a vosotros  y a vuestra generosidad,  está siendo posible que se cuenten por miles  las personas  que, en estos duros años de crisis económica,   están siendo socorridas en sus necesidades.

Una persona que  ha empezado a redescubrir la Iglesia,  después de  muchos años de alejamiento de la misma, me decía, lamentando la crisis de sentido y de valores  de nuestra sociedad y  alabando  la labor social de la Iglesia: “La Iglesia, tal y como va el mundo,  si no existiera, habría que inventarla”.

Vivamos  en este Día de la Iglesia Diocesana el gozo de pertenecer a esta buena familia. Participemos  más intensamente en su vida y misión, para que sea  “la  Iglesia con todos, al servicio de todos”.

Con mi gratitud, mi afecto y mi  bendición.

                                                     +Ciriaco Benavente Mateos

Obispo de Albacete

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa