primera-comunion-2
Iglesia en España

Carta del obispo de Ávila dirigida a los niños que hacen su primera comunión

Carta del obispo de Ávila dirigida a los niños que hacen su primera comunión

Querido niño o niña que este año celebras tu Primera Comunión:

Está llegando un día muy especial para ti. Seguro que tus papás están preparando todo con mucha ilusión para que no falte ningún detalle. Ese día te van a vestir muy elegante porque la ocasión lo merece.  Habrá, además, una comida especial como en las grandes ocasiones. Y quizá estés ilusionado por los regalos que esperas recibir. ¿Es así?

A lo mejor te han contado que el día de tu Primera Comunión es especial por todo esto, por la fiesta, por los regalos. Sin embargo, yo quiero decirte algo más. La Primera Comunión es especial porque vas a recibir el mejor regalo de todos: al mismo Jesús. En el día en que te acercarás por vez primera a comulgar, Jesús entrará en tu vida porque te quiere, y porque cuenta contigo para que ese amor lo compartas con todos los que te rodean.

Ese día estarás muy acompañado. Junto a ti estarán tus padres, tu familia, el sacerdote, los catequistas y tus amigos. Ellos te vienen acompañando desde tu Bautismo y lo seguirán haciendo, viviendo la fe en comunidad con la gran familia que es la Iglesia. Ellos te han transmitido la fe y debes insistirles en que lo sigan haciendo y que lo hagan con tus hermanos, si los tienes. La fe es el mayor regalo de cuantos podemos recibir en la vida.

Jesús, nuestro amigo, el Hijo de Dios, a quien recibirás en la Comunión, está realmente presente en el trocito de “pan” que te entregará el sacerdote en  la Eucaristía. Recibirás a Jesús como amigo verdadero, que te escucha cada día y siempre te acompaña. Deja que entre en tu corazón, acógelo con todo el amor que seas capaz. Vas a notar cómo su amor te invita a mirar con cariño a todos, especialmente a los que sufren: a los niños pobres, a los que están tristes. Nunca te olvides de regalarles ese amor que ahora te brinda Jesús. Ah, y piensa en ellos cuando abras los regalos.

Pero la Comunión no es algo que pasa un día y queda ya en el recuerdo. Es la puerta a una hermosa relación que debes cuidar con atención. Seguro que te gusta estar siempre con tus amigos, ¿a que sí? Jesús también quiere estar siempre contigo. Él te esperará cada domingo en la Iglesia con tu familia. Nunca te olvides de Él, porque Él nunca te faltará.

Este es el gran regalo de la Comunión: una amistad que te hará sentir feliz y unido a tus compañeros. Lo demás (la fiesta, los regalos, el vestido) es secundario. No es necesario hacer grandes gastos para recibir al Señor. Lo importante es la fe y el amor con que lo recibas, que estés siempre dispuesto a hacer el bien. Y, para eso, no se necesitan lujos ni complicaciones que puedan distraerte de lo que es principal en el acontecimiento que vas a celebrar.

Querido niño de Primera Comunión: en este día, recibe la felicitación de tu Obispo por querer acoger a Jesús en tu corazón. Que ese amor llene toda tu vida. Estoy seguro de que será el comienzo de un precioso camino que vas a recorrer junto con Él: el camino de vuestra amistad para toda la vida. Y no olvides que espero verte en la catedral en la fiesta del Corpus Christi con todos los niños de Primera Comunión. Hasta ese día,

Recibe mi abrazo y mi bendición.

+ Jesús, Obispo de Ávila

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.