Revista Ecclesia » Carta del obispo auxiliar y administrador diocesano de Tarrasa: «Espera y esperanza»
Cartas de los obispos

Carta del obispo auxiliar y administrador diocesano de Tarrasa: «Espera y esperanza»

En la carta  anterior traté de la fe como una clave para avanzar en la vida. Hoy reflexionaré sobre otra virtud teologal.

La esperanza es otra de las claves que necesitamos para vivir. Como seres humanos pasamos la vida entera esperando y deseando, porque la esperanza y el deseo van siempre unidos. De pequeños deseamos y esperamos ser mayores, cuando somos mayores deseamos y esperamos que nuestra situación mejore, cuando nos hallamos en dificultad esperamos que todo pase y vuelva a ser como antes. Los padres desean y esperan que los hijos crezcan y lleguen a ser hombres y mujeres de provecho, los hijos esperan abrirse paso en una sociedad a menudo cerrada, competitiva, excluyente y llegar a tomar las propias decisiones y realizarse como personas.

Pero aun siendo esperanzas buenas,  todas estas no son la verdadera esperanza, la que se fundamenta en la fe y camina hacia el amor: esta no defrauda. Esta es la esperanza de la que san Pablo nos dice que “La esperanza no engaña porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” (Rm 5,5).

El papa Francisco decía en una Audiencia General el mes de febrero de 2017: “La esperanza cristiana  es sólida, es por esto que no decepciona. No está fundada en lo que nosotros podemos hacer o ser, y tampoco sobre lo que nosotros podemos creer. Su fundamento, es decir el fundamento de la esperanza cristiana, es de lo que más fiel y seguro puede estar, es decir el amor que Dios mismo siente por cada uno de nosotros. Es fácil decir: Dios nos ama. Lo decimos todos. Pero pensad un poco: ¿cada uno de nosotros es capaz de decir “Estoy seguro de que Dios me ama”? No es tan fácil decirlo pero es verdad. Es un buen ejercicio este, decirse a uno mismo: “Dios me ama”. Esta es la raíz de nuestra seguridad, la raíz de la esperanza.”

Un escritor francés, convertido al catolicismo, a principios del siglo XX, Charles Péguy, escribió un poema a la esperanza. En él dice que las tres virtudes, la fe, la esperanza y la caridad, son tres hermanas que siempre van juntas cogidas de la mano. La esperanza es como la hermana pequeña y es como una niña que va en medio de las otras dos, y cogidas de la mano, es la que las hace avanzar y caminar las tres juntas.

¡Cuánta falta de esperanza hay en el corazón de los hombres y mujeres de nuestro tiempo! ¡Incluso en los cristianos! Y qué poco acierto tenemos en buscar la verdadera esperanza, la que se fundamenta en el amor como dice el papa Francisco. Porque la esperanza es también una clave fundamental; sí, es el motor que nos hace caminar, junto a la fe y el amor.

 

+ Salvador Cristau Coll
Obispo auxiliar y administrador diocesano de Tarrasa



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa