Revista Ecclesia » Carta del Cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, en el Día de Acción de Gracias
Internacional

Carta del Cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, en el Día de Acción de Gracias

Carta del Cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, en el Día de Acción de Gracias

En el Día de Acción de Gracias este año, también estamos agradecidos por el don maravilloso de la visita del papa Francisco, el Vicario de Cristo y Sucesor de Pedro, a la Iglesia de Washington.

En una carta dirigida a los fieles de su jurisdicción con motivo del Día de Acción de Gracias, el Cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, ha expresado el agradecimiento de la Iglesia en Washington por la visita del papa Francisco. Su carta inicia recordando las palabras que el pontífice pronunció durante la misa de Canonización de fray Junípero Serra celebrada en esa ciudad.

A continuación el texto completo de la carta.

Carta de Acción de Gracias a los fieles

Queridos amigos:

“Regocijaos en el Señor siempre! Lo digo de nuevo, regocijaos!”. Estas palabras del papa Francisco en la histórica Misa de Canonización de Junípero Serra, celebrada aquí en nuestra Iglesia arquidiocesana, resuenan de nuevo en nuestros corazones mientras alabamos a Dios en agradecimiento, este Día de Acción de Gracias, por todas las bendiciones que ha derramado sobre nosotros. Como personas de fe, sabemos que todas las cosas buenas vienen de Dios.

Alabamos a Dios por el don de la vida, todos y cada uno de nosotros fue hecho a su imagen y semejanza para vivir en comunión amorosa y gozosa con él y el uno con el otro. También  alabamos a Dios por el don de nuestra casa común, que nos sostiene y nos llena de admiración a la gloria de su creación. Alabamos a Dios por la bendición del matrimonio y la familia, signo e instrumento de esa comunión. Pero sobre todo alabamos a Dios por venir a morar con nosotros en Jesucristo, quien en su misericordia nos vuelve una nueva creación, por su Esposa la Iglesia que nos trae vida en la oración y los sacramentos, y también por el don del Espíritu, que nos da la ayuda divina que necesitamos para enfrentar los desafíos del día.

En el Día de Acción de Gracias este año, también estamos agradecidos por el don maravilloso de la visita del papa Francisco, el Vicario de Cristo y Sucesor de Pedro, a la Iglesia de Washington. Gran parte de este tiempo refleja una efusión del Espíritu que es la fuente del nuevo Pentecostés, y una manifestación vibrante del reino de Dios entre nosotros.

En la misa de canonización, el Santo Padre nos recordó que somos herederos de un espíritu misionero valiente y que nosotros también deberíamos salir a proclamar la Buena Nueva, el abrazo misericordioso del Señor. Más tarde, tocando a nuestros hermanos y hermanas que no tienen hogar y tienen hambre, les aseguró que la fe nos trae la luz que dispersa la oscuridad, y que Dios estaba con cada uno de ellos. De igual manera, este pastor de almas levantó la dignidad de cada persona humana en sus reuniones con los líderes de nuestra nación, instándolos a cuidar de la familia humana, incluyendo la protección de nuestras libertades religiosas.

La experiencia de la visita de nuestro Pastor Principal fue tan atractiva, tan alegre, que personas de toda nuestra comunidad han expresado cómo esto fue para ellos un tiempo de renovación espiritual, cómo el Santo Padre les inspiró a querer hacerlo mejor para ayudar a crear una sociedad más solidaria y justa. Mientras esperamos el Año Jubilar de la Misericordia, que comienza en la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, esta temporada de gracia continúa.

El Día de Acción de Gracias me da una oportunidad para hacerles saber lo agradecido que estoy con ustedes y con todos los que hacen posible el ministerio espiritual y pastoral, los esfuerzos educativos y la preocupación por la proyección social, que son una parte tan vibrante, visible y nutritiva de esta gran familia de fe.

Regularmente ustedes reciben solicitudes de apoyo a una variedad de programas. La lista es larga e incluye la Colecta Anual del Cardenal, campañas para Caridades Católicas, para la educación católica, y tantas muchas otras. Todas estas peticiones se cumplen con generosidad, comprensión y apoyo, incluyendo las más de 100.000 personas que participaron en la iniciativa “Camina con Francisco”, y los muchos que se dieron a sí mismos sin descanso para hacer la visita papal un verdadero éxito. Yo siempre me sorprendo por la bondad de ustedes, nuestros fieles católicos, que son la razón de este particular y muy sincero: “Gracias”.

Este Día de Acción de Gracias, les ofrezco, una vez más, mis oraciones agradecidas para ustedes y sus familias, y le pido a Dios por ustedes y por su fe vibrante. ¡Gracias!

Con mis mejores deseos, me suscribo

Fielmente en Cristo,

Cardenal Donald WuerlArzobispo de Washington



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa