braulio
Iglesia en España

Carta del arzobispo de Toledo ante el Día de la Iglesia Diocesana

Carta del arzobispo de Toledo ante el Día de la Iglesia Diocesana

Celebramos de nuevo el Día de la Iglesia diocesana. Este domingo, 17 de noviembre, podemos centrar nuestra atención e interés en la Iglesia Madre, que a todos nos acoge dándonos a Jesucristo. Orar y apreciar lo que yo recibo de la Iglesia es mostrar una cierta categoría o nivel de vida cristiana, que sólo Dios ve, pero que sirve como test del aprecio de lo que significa nuestra fe. Yo dudaría de algún modo de la fe real del que se despreocupa absolutamente de su comunidad cristiana parroquial o diocesana y de sus necesidades.

No estoy hablando, por supuesto, únicamente de la aportación económica que los fieles donan a su parroquia, bien en las colectas dominical, bien como expresión de agradecimiento de los servicios religiosos de los que es beneficiario, bien de alguna aportación voluntaria simplemente por ser miembro de esta o aquella parroquia. Me refiero al reconocimiento del papel que la Comunidad Cristiana juega en mi fe, pues no sería posible ser cristiano, si no hubiera Iglesia, de la que forma parte, claro está, Jesucristo resucitado, su cabeza. ¿Cómo encontrarme hoy con Jesús vivo?

No es admisible pensar en cristiano que creer en Dios es fácil, creer en Jesucristo es un poco complicado, y creer en la Iglesia es imposible. Eso es un dislate, aunque uno entienda que haya personas que haya tenido algún problema con algún eclesiástico que le haya herido. En muchas ocasiones, por esa dificultad se amenaza con dejar la aportación voluntaria que se está haciendo, la «X» de la declaración de Hacienda en favor de la Iglesia, etc. Cada uno es libre de hacer lo que vea conveniente, pero hay datos que es bueno resaltar, para evitar escándalos o poca información de lo que sucede. Yo daré algunos referidos a la Archidiócesis de Toledo.

De los ingresos que la Diócesis ha recibido, sólo el 4´34 % proceden de las aportaciones voluntarias de los fieles (colectas parroquiales, cuotas voluntarias, otras limosnas), aunque del Fondo interdiocesano que proviene de lo recibido por la Iglesia en España por la campaña de la “X” en la declaración de la renta Toledo reciba un 43´59 %, sin posibilidad de conocer cuánto es lo que los diocesanos de nuestra Iglesia aportan en realidad. El 34´92 % viene de instituciones diocesanas y de subvenciones públicas, siendo los ingresos extraordinarios el 4´08 %, y el 9´36 % los ingresos provenientes de nuestro propio patrimonio y algunas actividades económicas. La necesidad de financiación de ese balance de 2012 ha sido del 3´71 % para llegar al 100 % del presupuesto.

No pretendo abrumarles con cifras ni con otras consideraciones como pudieran ser pedirles a ustedes mayor aportación, pues son serias las dificultades económicas por las que pasan nuestras familias. Pero sí hablarles de los pequeños milagros que vemos cada día, cuando los organismos de la Iglesia diocesana como, por ejemplo, Caritas Diocesana y Manos Unidas atienden no se sabe cómo a tantas necesidades. No podemos ni queremos cuantificar tanta generosidad de familias y fieles concretos que de modo anónimo dan más allá de sus posibilidades en dinero, en tiempo y en amor a los demás, precisamente porque son hijos de la Iglesia y en ella se sienten amados por Dios. Desde aquí quiero agradecer a tantos católicos que las comunidades cristianas voluntariamente son testigos de entrega y generosidad en todos los campos de la actividad de la Iglesia.

¿Quiénes ganan con este servicio que hacen los miembros de la Iglesia diocesana, con el servicio desinteresado a los demás? Ganamos todos: todos recibimos de Dios en la Iglesia, todos tenemos a Cristo vivo siempre disponible para nosotros. Este es el verdadero tesoro de la Iglesia. Pero si ayudas a tu parroquia de tantas formas posibles, también ganamos todos; tú, porque te asemejas a Cristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, enriqueciéndonos con su riqueza, y lógicamente aquellos que reciben tu amor, tu dinero o la ayuda de tantas formas, dando testimonio de que somos una familia que se preocupan los unos por los otros.

 

+ Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Primado de España

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.