Diócesis Iglesia en España

Carta del administrador diocesano de Guadix para el Domund

«Cambia el mundo» Carta del administrador diocesano de Guadix para el Domund

EN EL DOMINGO MUNDIAL DE PROPAGACIÓN DE LA FE

«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio» Marcos 16,15-20

Queridos hermanos y hermanas,

El DOMUND, desde la mirada de un adolescente que ahora tiene cuarenta años, significaba una de las campañas más intensas y preparadas en la parroquia a lo largo del año. Aquellos que hoy día peinamos canas, recordamos cuando salíamos a postular con las huchas, invitados por el párroco, y buscábamos medios y tiempo para favorecer a los que estaban evangelizando en tierras de misión. Es un recuerdo que nos hace sonreir, cuando menos, y nos permite evocar el trabajo por aquellos que no conocíamos y que motivaban nuestro esfuerzo.

En el camino que recorremos cada uno en nuestra fe, crecemos y adquirimos conocimientos acerca de lo que creemos: aquellos fundamentos que aprendemos de compartir, salir de sí mismo, comunicar, solidarizarse, repartir amor… es lo que hace Dios mismo. Dios se comunica en comunidad y reparte el amor que tiene desde siempre en el Padre, trasladado a su Hijo y repartido al mundo entero por medio de su Espíritu. Este Dios «en salida» es el que nos anima a trabajar para cambiar el mundo.

El Papa siente que este mes misionero de octubre va a ser interesante y tremendamente juvenil, por la celebración del Sínodo de los Jóvenes en la ciudad del Vaticano. A ellos les ha dedicado el mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones: «Junto a los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos». El Papa les dice y nos dice «que la fe cristiana permanece siempre joven cuando se abre a la misión que Cristo nos confía» (Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Misiones 2018).

Cuando un joven pone su esperanza en un ideal todas las dificultades se convierten en posibilidades y el crecimiento llega a feliz término porque la finalidad es noble. Si el Evangelio es el ideal, hemos de tener un espíritu joven que nos haga transformar este mundo, enriqueciéndolo con la presencia del tesoro que guardamos, que no es otro que el propio Jesucristo. El mismo Papa nos dice en el mensaje de este año: «cualquier pobreza material y espiritual, cualquier discriminación de hermanos y hermanas es siempre consecuencia del rechazo a Dios y a su amor» (Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Misiones 2018).

Dios pide nuestra humilde cooperación. La historia de salvación es una historia de vocaciones, de personas concretas a las que Dios sorprende invitándolas a colaborar con Él. Hay un texto del Evangelio especialmente significativo para descubrir cómo el Señor cuenta con nosotros. Me refiero a la multiplicación de los panes y los peces (Lc 9,10-17). «Dadle vosotros de comer» (Lc 9,13). Los Apóstoles creen que es imposible. Jesús acepta los cinco panes y los dos peces que le ofrece un muchacho para hacer el milagro.

Podemos pensar que queda muy lejos nuestra acción en los terrenos de misión, que hoy es imposible, que las circunstancias nos desbordan, que nuestras limitaciones personales nos frenan,… y, sin embargo, nuestra respuesta debe ser: ¿qué estoy dispuesto a poner en manos del Señor para cooperar con Él? Ese «poco» que puedo ofrecerle, Él puede bendecirlo y multiplicarlo. Ese «poco» en manos del Señor puede iniciar un proceso que permita transformar nuestro mundo.

El material de la Campaña del Domund de este año nos alegra especialmente. Podemos ver un pequeño vídeo que tiene como protagonista a uno de nuestro misioneros, al Padre Patricio y su labor en el país de Honduras. El documental se llama «Una historia de muchas historias» y lo que muestra es la convicción de las personas que se han encontrado a Jesucristo por medio del testimonio de nuestros misioneros. Quienes hemos tenido la suerte de acercarnos a tierras centroamericanas para compartir con ellos la misión, hemos descubierto el poder de transformación que tiene el amor y cómo el Evangelio está a «flor de piel». En su historia vemos reflejada la vida de todos nuestros misioneros. En la distancia damos gracias por sus vidas entregadas y generosas al servicio del Evangelio y de la Iglesia.

El Papa insiste en que seamos discípulos misioneros. Para ello hemos de poner nuestros esfuerzos en el conocimiento del Maestro. Solo en esta cercanía a la persona de Jesús encontraremos la fortaleza para comunicarlo sin miedo a nuestros hermanos. Que en nuestra plegaria, en esta Jornada del Domund y siempre, tengamos presentes a todos aquellos que anuncian el Evangelio, y que estemos dispuestos a colaborar para que el tesoro descubierto sea conocido por todo el mundo.

Imploramos la bendición de todos aquellos santos misioneros que nos han precedido en nuestra tierra y la de aquellos que partieron a anunciar la Buena Noticia. Les pedimos que nos ayuden en ser auténticos y valientes testigos del amor de Dios.

Con mi afecto
José Francisco Serrano Granados
Administrador Diocesano de Guadix

Guadix, a uno de octubre de dos mil dieciocho, Fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las misiones

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email